El envejecimiento de la población se agrava y pone en jaque al hospital

Urgencias registra un incremento de las enfermedades asociadas a la tercera edad


Ribeira / la voz

No hace falta sumergirse en datos oficiales para darse cuenta de que en Barbanza el relevo generacional tampoco está garantizado. Con todo, los datos del Instituto Nacional de Estadística son alarmantes y en algunos concellos tres de cada diez vecinos ya son mayores de 65 años. La tasa de envejecimiento ha aumentado considerablemente en todos los ayuntamientos de la comarca desde hace un lustro. Y es que si entonces era del 25 % -haciendo referencia al porcentaje de habitantes que pertenecen a la tercera edad-, en la actualidad ya roza el 30 %. Este fenómeno pone en jaque al hospital, donde las enfermedades asociadas al paciente de mayor edad requieren cada vez más atención.

Tal y como han informado fuentes del servicio de Urgencias del centro asistencial de Oleiros, el envejecimiento de la población está provocando el aumento de las enfermedades cardiovasculares por factores de riesgo asociados a la tercera edad, como hipertensión o diabetes, que favorecen el infarto de miocardio o el ictus. También se incrementan aquellas patologías relacionadas con el uso de fármacos como los anticoagulantes. El servicio se colapsa cuando llegan los picos de la gripe y los mayores suelen llevarse la peor parte, ya que su sistema inmunitario es más débil.

Aunque no hay datos concretos sobre el aumento del gasto sanitario que implica tener una población envejecida, está demostrado que los mayores consumen más medicinas, visitan más al médico y sus ingresos hospitalarios son mucho más largos. Sí que hay cifras sobre la frecuencia con la que cada gallego solicita atención en el centro de salud al año: un total de 8,6 veces, si bien los mayores de 80 acuden 18 veces en el mismo período.

Análisis por ayuntamientos

Son cinco los concellos barbanzanos en los que tres de cada diez personas ya tienen cumplidos los 65 años. Se trata de Muros, Lousame, Outes, Mazaricos y Carnota, alcanzando en este último la tasa de envejecimiento la cifra de 36,7 %, según los últimos datos del INE. En cuanto a la media comarcal, ha crecido en casi cinco puntos en el último lustro.

También es reseñable el descenso de población que se registra en Barbanza. Las últimas cifras oficiales del 2017 situaron el número de residentes en 117.065 personas, 724 menos que el año anterior y lo que supone un descenso de dos habitantes por día. Los movimientos migratorios por causas laborales y el saldo vegetativo negativo -la diferencia entre nacimientos y defunciones- son las principales causas de la sangría poblacional. Solo los concellos de Boiro y Lousame lograron sumar habitantes.

El número de dependientes aumenta y colapsa los servicios municipales

Una de las principales consecuencias del envejecimiento de la población es el incremento de los casos de dependencia. Hay personas en la comarca de Barbanza que ya esperan más de un año para ser valoradas y poder recibir la correspondiente ayuda. Los departamentos municipales de Servizos Sociais confirman que hay vecinos con mucha necesidad y las demoras no solo afectan a lo que tardan los beneficiarios en recibir la atención a domicilio. Cabe destacar que los ayuntamientos incrementan cada año la partida que destinan a este tipo de prestaciones.

El INE estudia otro índice que está muy ligado al envejecimiento. Se trata de la tasa de dependencia, que hay que aclarar que establece una relación entre la población productiva y la no productiva, es decir, la que se ve mantenida por la anterior. En Barbanza el valor que resulta es elevado y supera el 50 %. A medida que se incrementa aumenta la carga de sostener a la parte económicamente dependiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El envejecimiento de la población se agrava y pone en jaque al hospital