Ribeira conoció el drama de los polizones

El capitán del Wisteria fue acusado de haber ordenado el abandono de cuatro personas en alta mar


Agentes de la policía nacional de Ribeira detenían, tal día como hoy del 2004, al capitán coreano de un barco que se encontraba atracado en el puerto de Ribeira, el Wisteria. Dos marineros del buque le habían denunciado por ordenar tirar por la borda a cuatro personas que viajaban clandestinamente. La noticia situó a la ciudad en le ojo del huracán mediático, puesto que alcanzó repercusión a nivel internacional, y llevó a los barbanzanos a conocer de cerca el drama de los polizones, pero el desenlace del trágico suceso no llegó a conocerse.

Según los denunciantes, los polizones habían sido abandonados seis días antes en una balsa al sur de las islas Canarias. Así lo declararon en el juzgado de Ribeira, que acabó archivando las diligencias argumentando que los hechos habían tenido lugar fuera del territorio nacional. También la Audiencia Nacional se declaró incompetente, puesto que el barco estaba registrado en Panamá y había iniciado el viaje en Mauritania.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ribeira conoció el drama de los polizones