Padres de alumnos de la escuela Sagrada Familia se movilizan contra la pérdida del concierto educativo

La Xunta indicó que se retira el convenio por la baja matrícula


ribeira / la voz

La escuela infantil boirense Sagrada Familia fue ayer escenario de una reunión informativa que terminó derivando en una protesta con cerca de 20 padres criticando la retirada del concierto con Educación a este centro de titularidad privada. Según manifestaron distintos progenitores, hacía una semana que sabían que la resolución provisional publicada por la consellería resultaba desfavorable.

No obstante, la dirección de la Sagrada Familia no quiso hacer declaraciones al respecto y se limitó a indicar que «sabemos que hay una recogida de firmas que se entregarán a las Hijas de la Divina Caridad». Desde Educación confirmaron que se les retira la subvención por la baja matriculación, ya que solo cuentan con dos unidades, y, además, señalan que en el municipio hay plazas suficientes en centros públicos.

Fuentes de la consellería destacaron que en ningún caso se ordena el cese de la actividad académica, puesto que podrán seguir impartiendo clase de forma privada sin el concierto. Es decir, la decisión de cerrar o no la Sagrada Familia recae en los propietarios del centro.

Las familias afectadas

«¿Onde imos meter aos nenos a estas alturas do curso? ¿De verdade isto é legal?», se preguntaba ayer Juan Guerra, uno de los padres, a la puerta de la escuela de Escarabote, para señalar que el principal temor de los tutores de los 27 pequeños que reciben clase en el centro pasa porque este se vea abocado al cierre. La causa, según apuntaron varios vecinos, está en que para el año solo hay matriculados 16 niños.

Por ese motivo, un grupo de progenitores se desplazará hoy al colegio ribeirense A Milagrosa de Oleiros, de la misma titularidad, para pedir explicaciones. En caso de no obtenerlas, ya se baraja organizar varias protestas, como las realizadas en el pasado: «Hai dous anos protestouse ante esta posibilidade e renovouse o concerto por catro anos, ¿por que se revisa agora cando vai pola metade?».

Además, el cerca de medio centenar de rúbricas también se trasladaría al Concello de Boiro, en busca de su apoyo. La gran queja a la que aluden las familias afectadas es que «la supresión del concierto debe ser progresiva y ha de mantenerse, como mínimo, la escolarización durante el próximo curso de los alumnos que han solicitado continuar», tal y como se indica en el comunicado de la recogida de firmas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Padres de alumnos de la escuela Sagrada Familia se movilizan contra la pérdida del concierto educativo