El pazo de Goiáns conservará el suelo y las escaleras originales

Otra de las actuaciones más importantes que se llevará a cabo tendrá como objetivo recuperar los distintos escudos con los que cuenta el inmueble

.

ribeira / la voz

El proyecto de rehabilitación del pazo de Goiáns encara ya su última fase, al menos sobre el papel, puesto que después del vaciado del histórico inmueble se han podido introducir varias modificaciones en la propuesta inicial que el Concello de Boiro presentó a la Dirección Xeral de Patrimonio. Según explicó el regidor, Juan José Dieste, una vez que se procedió a retirar todo el escombro que había en el interior de la construcción, se pudo realizar un diagnóstico más exhaustivo del estado de conservación que presentan algunos elementos, como el suelo y las escaleras, que se pondrán preservar.

«Una parte del pavimento de la planta baja del pazo es de piedra y la otra es de cerámica, y también hay varios muros interiores de contención que pueden conservarse, mientras que en el piso superior es de madera y también hay varias vigas que se podrán restaurar», señaló el regidor boirense.

Otra de las actuaciones más importantes que se llevará a cabo tendrá como objetivo recuperar los distintos escudos con los que cuenta el pazo. «Hay que realizar una importante labor de limpieza y también de restauración, porque hay que recolocar elementos que faltan y que se fueron perdiendo con el paso del tiempo», reconoció el regidor. Las escaleras también presentan un estado bastante aceptable, al igual que las balaustradas -una parte construidas con hierro y otras con madera- y que, en un principio, también se podrán rehabilitar para que recuperen su estado original.

Puerta tapiada

Al mismo tiempo, también se descubrió que en la parte de la torre existía una puerta de acceso que estaba tapiada, y que ahora se volverá a abrir, puesto que el objetivo es que la construcción conserve el mayor número de elementos antiguos.

Para llevar a cabo todos estos trabajos de recuperación, el Concello boirense dispondrá de un presupuesto de algo más de un millón de euros, que consiguió a través de un préstamo sin intereses concedido por la Xunta, y a través del cual dedicará a esta actuación una partida anual que rondará los 135.000 euros.

El Concello boirense ya remitió el proyecto definitivo a la Dirección Xeral de Patrimonio, dependiente de la Consellería de Cultura, que será la encargada de dar el visto bueno al mismo. Según reconoció Juan José Dieste, por el momento, no hay una fecha definitiva para la aprobación del mismo, puesto que hay que esperar a que se celebre la comisión correspondiente para que dé el visto bueno. «Supongo que la reunión podrá producirse en el próximo mes de junio, y luego habrá que sacar a licitación el proyecto y adjudicarlo, con lo que hasta después del verano supongo que no podrán empezar las obras de rehabilitación de Goiáns», calculó el alcalde de Boiro.

Votación
11 votos
Comentarios

El pazo de Goiáns conservará el suelo y las escaleras originales