Los concellos fomentan el empleo con rebajas fiscales de hasta el 95 %

Ayudas y servicios de asesoramiento son otras fórmulas para favorecer el emprendimiento

.

Ribeira / la voz

Hace menos de un mes, el alcalde de Boiro recibía la certificación que acredita al municipio como Concello Emprendedor. El reconocimiento brindado por la Xunta a cerca de medio centenar de ayuntamientos gallegos responde a la puesta en marcha de una serie de beneficios fiscales que buscan incentivar la implantación de empresas y la creación de puestos de trabajo. Sin embargo, el boirense no es el único término barbanzano en el que se apuesta por fomentar el empleo. De hecho, prácticamente todos los concellos ofrecen ventajas para favorecer el movimiento económico que incluyen exenciones en el pago de impuestos que pueden llegar hasta el 95 %.

Boiro es uno de ellos, pero tanto Ribeira como Rianxo, Noia y A Pobra están dando pasos en esa dirección integrándose en el programa Doing Business, una iniciativa impulsada por la Xunta para favorecer la implantación de nuevas empresas. Buena parte de los ayuntamientos barbanzanos han iniciado el proceso para sumarse a la propuesta, y Ribeira es uno de los que tiene más avanzados los trámites. El pleno ya dio el visto bueno a la modificación de las ordenanzas para incluir bonificaciones fiscales en los impuestos de actividades económicos (IAE), construcciones (ICIO) y bienes inmuebles (IBI) para nuevas actividades empresariales, o bien para la ampliación de las instalaciones de firmas ya existentes siempre que lleven aparejada la creación de nuevos puestos de trabajo.

La corporación noiesa debatirá esta cuestión en la próxima sesión plenaria, mientras que en Rianxo se está a la espera de que el acuerdo aprobado en pleno se publique en el Boletín Oficial de la Provincia. Mientras tanto, están en vigor las ayudas con las que ya contaba el Concello rianxeiro para favorecer la implantación de negocios en el polígono.

Descuento específico

Desde hace tiempo, existe una rebaja del impuesto de construcciones específico para nuevas empresas que se instalen en el polígono industrial de Te que puede llegar al 95 % en función del número de trabajos que se creen. La filosofía es similar a la del programa Doing Business, solo que, con su adhesión a la iniciativa, los descuentos fiscales se ampliarán, no solo a otro tipo de tributos, sino también a todo el término municipal.

A mayores, el regidor explicó que los empresarios que levanten su negocio en el recinto de naves rianxeiro pueden beneficiarse de ayudas de la asociación Deloa para el desarrollo de parques industriales con baja ocupación.

Por su parte, en Muros existe una fórmula similar a la rianxeira y el Concello prevé exenciones de hasta el 95 % en el pago del ICIO para nuevas firmas. Mientras, el Ayuntamiento de Outes ya ha trasladado a la Xunta su solicitud para adherirse a los concellos Doing Business, y Porto do Son sigue peleando por sacar adelante su ansiado polígono industrial.

Mientras tanto, los sonenses disponen de distintos servicios para favorecer el emprendimiento. En este sentido, el Concello tiene un convenio con la fundación Ronsel para prestar asesoramiento personal y gratuito a cualquier vecino que pretenda poner en marcha un negocio, además de ofertarse formación específica para emprendedores. A mayores, igual que en Ribeira, el Ayuntamiento cuenta con un vivero de empresas, un servicio que también se va a poner en marcha en Mazaricos en un espacio habilitado en la casa de cultura. En este municipio, además, todos los años se convoca una línea de subvenciones directas para autónomos.

El proceso para integrarse en el programa Doing Business consta de cinco pasos

La mayoría de los concellos del área barbanzana están dando pasos para integrarse en el programa autonómico Doing Business, un proyecto que, entre otras cuestiones, prevé descuentos fiscales de, como mínimo, el 50 % por la creación de hasta diez puestos de trabajo, el 75% si se generan hasta una veintena de empleos y hasta el 95 % si se contrata a más de veinte personas. Esto supone que los ayuntamientos tengan que superar una serie de trámites para adherirse al convenio, empezando por informar de su interés a la Fegamp.

El segundo paso consiste en la aprobación de la modificación de las ordenanzas correspondientes para incorporar las nuevas exenciones fiscales. El acuerdo deber estar a exposición pública un mes, y a continuación debe publicarse en el BOP la aprobación definitiva.

El cuarto paso ya no depende de los concellos, sino de Xunta y Fegamp, que deben dar el visto bueno a los expedientes presentados por los ayuntamientos si cumplen los requisitos. Por último, se remiten los certificados de Concello Emprendedor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los concellos fomentan el empleo con rebajas fiscales de hasta el 95 %