Un Noia titánico regresa a Preferente

El bloque de José Manuel Pose no pudo culminar en A Lomba una remontada impensable en Navidad y se quedó a solo dos puntos de escapar del descenso directo

p. penedo

En San Lázaro pocos podían imaginarse llegar a la última jornada de liga peleando por la salvación. Entregado, vencido y sin alma se mostraba el Noia hasta que José Manuel Pose tomó las riendas de un vestuario que había perdido la fe y que llegó a pensar que, quizás, no pintaba nada en Tercera División. Para estudio queda la reacción que vivió un club que dejó tardes de gran fútbol. Se quedó a un paso, a dos puntos de escapar de una quema, que lo envía un año después de vuelta a Preferente.

Con la necesidad de vencer en el inexpugnable estadio de A Lomba, se presentó el bloque barbanzano, plagado de bajas, lo que obligó a Pose a alinear a Piñeiro de lateral y a Juanjo de central. Poco duró sobre el tapete arousano el espigado atacante, que, tras una lucha por un balón, se fracturó la clavícula. En la misma jugada, se adelantó un Arousa que no tiró el balón fuera. Pazos, con un tremendo zambombazo, perforó la portería de M.J.

La sentencia

Los arlequinados, que habían sufrido para circular el balón ante la presión alta de los visitantes, comenzaron a encontrar huecos tras el 1-0. Sin apenas ocasiones para los locales, Javi Pazos, en una polémica acción donde la afición visitante pidió fuera de juego, dejó el choque encarrilado tras una internada hasta el área pequeña en la que fusiló a M.J.

Con los arousanos conocedores de que el Alondras les había arrebatado el puesto de la fase de ascenso arrancó la segunda mitad. Hubo ocasiones para ambos equipos y el Noia se estiró para gozar de una decena de remates. Merecieron el empate los de San Lázaro, o como mínimo un gol que Hugo, Nando y Ferre rozaron en la misma jugada del minuto 81.

El empuje visitante quedó dilucidado con un Javi Pazos que marcaba el 3-0, su hat trick personal, y cerraba un choque en el que el Noia mereció mayor gloria. Más todavía cuando el titánico equipo tiró de corazón y garra para agarrarse a un clavo ardiendo que finalmente se escapó.

Pose: «Estoy muy orgulloso de lo que ha conseguido pelear este club»

Todo apunta a que el partido de ayer en A Lomba será el último capítulo de José Manuel Pose en el Noia. El técnico, que se encontró a un equipo muerto anímicamente, lo ha dejado a una sola victoria de una permanencia que no llegó. A pesar del descenso, el ribeirense solo tuvo palabras positivas: «Estoy muy orgulloso de lo que ha conseguido pelear este club. Les agradezco la confianza que pusieron en nosotros, porque tanto jugadores como directiva se han implicado al 100 %».

Pose destacó el esfuerzo del bloque en A Lomba para lograr los tres puntos: «Murieron sobre el césped, se volcaron, pero si el balón no entra no puedes mirar lo que hacen el resto de los equipos». Sobre si el segundo gol del Arousa fue en fuera de juego, apuntó que «me pilla lejísimos. Aunque quisiera, no podría decir nada».

A pesar de la derrota, el técnico ribeirense reconoció que su paso por el equipo barbanzanos le ha permitido aprender un sinfín de lecciones: «Hay cosas que valen mucho. Que se te acerque un jugador y que te de las gracias por venir a echar una mano, eso no se paga con nada». 

José Manuel Caamaño: «Vimos duns partidos nos que nos viñan prexudicando, o 2-0 é un regalo»

El presidente del Noia, José Manuel Caamaño, no pudo ocultar su malestar tras certificar el descenso a Preferente. Aunque reconoció que fue su equipo el que cayó de categoría, el dirigente se mostró crítico con la labor arbitral: «Vimos duns partidos nos que nos viñan prexudicando, o 2-0 é un regalo do liña porque o xogador está en claro fora de xogo».

Caamaño destacó que se esperaba esta situación porque «pasou o mesmo contra o Céltiga ou contra o Barco na súa casa, e incluso contra o Laracha». Sobre el doble rasero que pudieron tener los colegiados en las últimas jornadas, apuntó que «equipos grandes como o Arousa non necesitan axudas para gañar os seus encontros». A pesar del malestar, reconoció que las lesiones fueron un lastre durante toda la temporada: «Sempre nos tocou ir con xente mancada, hoxe, con Piñeiro no lateral, caeu lesionado».

El dirigente reconoció que ayer no era momento para hablar de su continuidad al frente del equipo: «Non teño a cabeza para pensar niso. O único que sabemos é que debemos convocar eleccións. Levamos oito anos aquí e é nosa obriga facelo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un Noia titánico regresa a Preferente