José Cardalda: «Hai que estudar a enfermidade para atacala antes de que nos ataque a nós»

El ribeirense se subirá hoy a su moto para recorrer las 47 capitales españolas


ribeira / la voz

Hace cuatro años decidió unir su pasión por las motos con una causa solidaria e inició el proyecto Rodando contra el Cáncer, una iniciativa que hoy mismo le llevará a subirse a su caballo de dos ruedas y emprender una nueva aventura recorriendo España. José Cardalda explicó en los micrófonos de Radio Voz que quiso ayudar a combatir esta enfermedad, «porque todo o mundo coñece a alguén afectado. Sentíame moi identificado co cáncer porque é unha lacra que afecta a moita xente, a amigos, a familiares...».

Además, a él también le diagnosticaron un tumor en la garganta, lo que le hizo enfrentarse de cara al problema y decidirse a dar el empujón definitivo a su asociación. A través de las redes sociales puso en marcha la iniciativa, «e os meus colegas moteiros responderon inmediatamente. En pouco tempo, todas as provincias españolas estaban cubertas por delegados e delegadas». Así que todos ellos empezaron a realizar lo mismo que Cardalda hacía en Galicia: recorrer localidades y fotografiarse en cada una de ellas para dejar constancia de que había pasado por allí con su moto.

El objetivo es llegar a los 8.122 municipios que hay en España. «Unha vez que recorramos todos, imos a presentar unha proposta para que cada concello doe a este proxecto un céntimo por habitante. É unha cantidade económica pequena e asumible», señaló. Esta parte del proyecto está muy avanzada, pero aún faltan unos 1.500 ayuntamientos por cruzar, y no será hasta que finalicen cuando solicitarán la subvención. «Pensamos que o teremos listo este mesmo outono», adelantó. Mientras tanto, el colectivo ha recibido otro tipo de donativos, aportaciones de gente desinteresada y campañas de micromecenazgo. «Todo vai a través de Internet, nós non tocamos o diñeiro, vai directamente á Asociación Española Contra el Cáncer», explicó.

Además, también han comenzado a colaborar con la Fundación Cris contra o Cancro. «É unha entidade relativamente nova, pero creemos que hai que axudar a todos. Fixemos con eles tres campañas de recollida de diñeiro e levamos aproximadamente 20.000 euros», dijo. La desgracia también ha afectado al hijo de un compañero motero de Zaragoza, con el que han decidido volcarse. «Cando estás afectado da enfermidade ves as cousas doutra forma. As cousas grandes non son tan grandes, e valoras máis as pequenas».

Agradecimientos

Además, Cardalda se ha propuesto llevar a cabo una iniciativa personal. La idea surgió cuando cumplió 50 años y se marcó como meta «recorrer durante 15 días toda España para darlle un abrazo a toda esta xente, delegados e delegadas que están implicados no proxecto. É un pouco xuntar tres conceptos: moto, amizade e vida».

Hoy mismo cogerá su montura y arrancará, pero no dispondrá de mucho tiempo, ya que quiere pasar por las 47 capitales de provincia españolas, incluidas Ceuta y Melilla, por lo que ha tenido que ajustar las visitas y los horarios, aunque es consciente de que en muchas ocasiones los delegados estarán ocupados y no podrán reunirse con él.

Lleva meses organizando las rutas de los lugares por donde va a pasar. «Tiven moita sorte, porque moitísima xente ofreceume quedar na súa casa. Das 14 noites que vou pasar fóra, só seis vou a estar nun hotel, o resto irei a vivendas particulares», señaló el ribeirense, que insistió en el gran vínculo que existe en el colectivo de moteros, y que se ha visto reforzado por el proyecto Rodando contra el Cáncer.

Otra cosa que tiene clara es que todo el dinero hay que invertirlo en investigar: «Hai que estudar a enfermidade para atacala antes de que nos ataque a nós. A inversión na prevención sempre vai a ser mellor que na cura».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

José Cardalda: «Hai que estudar a enfermidade para atacala antes de que nos ataque a nós»