Las minas de San Finx volvían a despertar interés

Una empresa inició las negociaciones para poder reabrir el yacimiento lousamiano, que finalmente entraría en funcionamiento en el 2008


Desde 1990 permanecía cerrado el yacimiento minero de San Finx, aunque en el 2006 surgió la oportunidad de volver a ponerlo en funcionamiento. El propietario del complejo industrial, Gabriel Pérez Villa, se reunió con el alcalde de Lousame, Santiago Freire Abeijón, para explicarle que había una empresa interesada en retomar la actividad en la explotación, que se había visto obligada a echar el cierre debido a la depreciación del wolframio y del estaño.

Por fin en el 2008 fructificaban las negociaciones y el grupo Incremento adquiría el yacimiento, pero su proyecto naufragó a los pocos años. No sería hasta el 2015 cuando Tungsten San Finx, sociedad de nueva creación perteneciente a Valoriza Minería (filial de Sacyr), obtuvo los permisos para reabrirlo de nuevo. Tras dos años acondicionando la zona para iniciar la explotación, a finales del 2017 se suspendía temporalmente la actividad por el retraso de un informe de la Xunta para achicar el agua de una galería.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las minas de San Finx volvían a despertar interés