El archipiélago de Sálvora se convierte en el primer paisaje cultural declarado BIC

En la catalogación se incluye el faro, del que se subraya su valor antropológico


ribeira / la voz

Centinela de un archipiélago de 2.500 hectáreas, marítimas y terrestres, Sálvora, situada en la bocana de la ría de Arousa, actúa como guardián de los temporales y es, al mismo tiempo, un espacio cargado de historia y de leyenda. Se trata, afirman desde la Administración autonómica, de «un exemplo senlleiro e case único en Galicia da evolución singular dunha poboación adaptada a unhas condicións rigorosas do contorno, con escasos recursos dispoñibles». Desde ayer, sus enormes valores ambientales, históricos y etnológicos están protegidos por la declaración de bien de interés cultural (BIC). Conjuntamente con los islotes de Sagres, Noro y Vionta, se convierte en el primer espacio gallego en recibir la catalogación en el apartado de paisaje cultural, creado por la Lei de Patrimonio Cultural de Galicia del 2016.

El decreto por el que el Consello da Xunta incluye Sálvora en el selecto club BIC es la culminación a un proceso iniciado en febrero del pasado año. Además, constituye un valor añadido para la candidatura de Illas Atlánticas como patrimonio de la humanidad.

Desde la prehistoria

Los estudios que se han realizado en la isla, parte de ellos con el fin de elaborar el plan rector de uso y gestión, confirman que la presencia humana en Sálvora se remonta a la prehistoria. En la aldea hay vestigios de un yacimiento romano, denominado Area dos Bois, así como un depósito de residuos de la alta Edad Media. También existe la constatación de restos de yacimientos en Vionta, así como otros interesantes elementos del patrimonio subacuático.

La declaración BIC incluye la red de caminos, muros, cierres, las construcciones y, desde luego, el almacén que puso en marcha en 1770 el comerciante Jerónimo de Hinojosa como fábrica de salazón y que posteriormente fue convertido en pazo. En la actualidad alberga un museo en la parte inferior y conserva las habitaciones superiores, en las que se hospedan los investigadores que acuden a la isla.

Un aspecto destacable de la catalogación es que también forma parte el conjunto arquitectónico del faro. Además, a raíz de la única alegación presentada a la propuesta de inclusión del archipiélago como bien de interés cultural, en el decreto aprobado por el Consello se hace mención expresa al valor antropológico de la construcción «polo traballo e vida de mulleres e homes que dedicaron a súa vida profesional ao seu funcionamento».

Precisamente, el edificio de la linterna tuvo fareros hasta el pasado agosto.

La isla ribeirense se abrió al público hace ahora una década

La isla de Sálvora, además de por la heroicidad de sus habitantes en el rescate de los tripulantes del Santa Isabel, siempre ha despertado gran interés. Ello se debe a que hasta el 2007 estuvo en manos particulares y solo se autorizaba el acceso a la playa. Precisamente, fue a mediados de abril del 2008 cuando Parques Nacionales la abrió al público.

2002

Parque nacional. El archipiélago fue incluido en el parque nacional Illas Atlánticas en el 2002, junto a Cíes, Ons y Cortegada.

2007

La compra. Durante 54 años, la isla estuvo en manos privadas. En marzo del 2007, los herederos de José María Otero Goyanes, marqués de Revilla, la pusieron a la venta. Fue adquirida en primera instancia por Caixa Galicia. En septiembre de ese año, Medio Ambiente la compró pagando a la entidad bancaria ocho millones.

2008

Espacio visitable. La aldea de Sálvora estuvo habitada hasta la década de los 70. En abril del 2008, Parques Nacionales la abrió al público. El cupo máximo de personas diario es de 250.

2010

Arreglo del pazo. Una de las primeras actuaciones realizadas por la Administración en la isla fue el arreglo del pazo, en el que se invirtieron 1,5 millones. En el último año se rehabilitó una de las viviendas de la aldea.

El archipiélago de Sálvora se convierte en el primer paisaje cultural declarado BIC

A. Gerpe

En la catalogación se incluye el faro, del que se subraya su valor antropológico

Centinela de un archipiélago de 2.500 hectáreas, marítimas y terrestres, Sálvora, situada en la bocana de la ría de Arousa, actúa como guardián de los temporales y es, al mismo tiempo, un espacio cargado de historia y de leyenda. Se trata, afirman desde la Administración autonómica, de «un exemplo senlleiro e case único en Galicia da evolución singular dunha poboación adaptada a unhas condicións rigorosas do contorno, con escasos recursos dispoñibles». Desde ayer, sus enormes valores ambientales, históricos y etnológicos están protegidos por la declaración de bien de interés cultural (BIC). Conjuntamente con los islotes de Sagres, Noro y Vionta, se convierte en el primer espacio gallego en recibir la catalogación en el apartado de paisaje cultural, creado por la Lei de Patrimonio Cultural de Galicia del 2016.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El archipiélago de Sálvora se convierte en el primer paisaje cultural declarado BIC