La presión policial pone coto y reduce al mínimo los robos en chalés de la costa

La Guardia Civil completó dos operaciones en el último año que permitieron controlar los hurtos

j. m. sande
ribeira / la voz

Era una sangría contra la que nada se podía hacer. O eso era lo que se creía hasta este año. La presión policial ha conseguido poner coto a los robos en chalés de la costa barbanzana, que han caído hasta mínimos históricos. Estas viviendas, normalmente de segunda residencia, eran un blanco fácil para los ladrones, que podían hacer de las suyas sin ser vistos.

El buen papel realizado por la Guardia Civil y la Policía Nacional ha permitido que este invierno, una de las etapas más conflictivas en relación a este tipo de delitos, los hurtos fuesen ínfimos. Los últimos se registraron en dos chalés de Aguieira. Era el mes de octubre cuando un delincuente habitual fue detenido por agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil. Este fue arrestado cuando salía de una de las viviendas de veraneo con dos televisores y diversos utensilios de cocina, que se recuperaron.

A pesar de que es en Porto do Son donde más robos de este tipo se venían produciendo en los últimos tiempos, en Esteiro, Muros, la situación también era destacable. Sin embargo, el importante trabajo realizado por el Instituto Armado también ha conseguido reducir estas sustracciones.

Dos operaciones

Fuentes de la Guardia Civil dirigen su mirada a dos operaciones realizadas en el último año como clave para llegar a esta situación. Una de ellas explotó a finales de mayo del pasado año, cuando se detuvo a cuatro vecinos de Noia acusados de ocho robos en viviendas de estas características. Al parecer, en alguno de estos inmuebles, al saber que estaban deshabitados, incluso llegaron a cenar. Los agentes del Instituto Armado recuperaron más de 200 objetos.

El segundo operativo tuvo lugar a principios de año, cuando la Guardia Civil arrestó a siete personas vinculadas con la misma familia, a las que imputaban más de una treintena de delitos en Noia y las localidades vecinas.

En Ribeira, la problemática también ha desaparecido, aunque nadie lanza las campanas al vuelo por si las moscas. En lo que se lleva de año, no se tiene constancia de ningún robo en chalés. Sin embargo, sí se han investigado sustracciones de maquinaria en galpones anexos a viviendas vacacionales. Un grupo de sospechosos habituales, que acabó detenido, fue relacionado con estos delitos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La presión policial pone coto y reduce al mínimo los robos en chalés de la costa