Comerciantes y vecinos de un tramo de la calle Galicia de Ribeira rechazan los lectores de matrículas

Abogan por «unha peonalización doutra forma» para esa zona


ribeira / la voz

Un grupo de comerciantes, que afirman transmitir también el sentir vecinal, han expresado su disconformidad con la instalación de lectores de matrículas en la franja de la calle Galicia de Ribeira que va desde el cruce con Rosalía de Castro hacia la plaza Compostela. Un portavoz de los empresarios, Argimiro Moraña, explicó que reclaman «unha peonalización doutra forma» para esa zona. Precisó que la propuesta que defienden es la existencia de una vía por la que «poidan entrar coches de cidadáns que teñan unha necesidade», refiriéndose tanto a quienes acudan a alguna de las tiendas, como a los residentes que carezcan de garaje, pero precisen llegar en automóvil a sus viviendas para, por ejemplo, bajar bultos o coger a una persona mayor.

Aunque una parte de esta calle es peatonal desde hace varios años, los pivotes que impedían el acceso de vehículos no autorizados funcionaron durante un breve período de tiempo, por lo que realmente hasta ahora no se restringió el tráfico.

Ronda de contactos

Los problemas que, según estos comerciantes, les ocasiona la peatonalización impulsada ahora por el Concello de Ribeira fueron abordados durante los últimos días en contactos mantenidos con representantes de los grupos políticos. La noche del jueves tuvo lugar una reunión en la sede de la patronal, a la que asistieron los portavoces de BNG, IPR y Ciudadanos. Previamente se celebró un encuentro con el PSOE y, ayer, tres empresarios expusieron al regidor, Manuel Ruiz, sus demandas.

Argimiro Moraña señaló que la propuesta de que se permita el tránsito de vehículos a determinadas horas del día la consideran inadecuada: «Nesa rúa hai un tipo de comercio específico. Respectaríase aos peóns, que terían prioridade, e os vehículos circularían ao seu paso».

Incluso, Moraña afirmó: «Nós seremos os primeiros en denunciar aos que pasen pola rúa co único propósito de atallar». Asimismo, el colectivo reclama más actividades de dinamización, «cada vez pasa menos xente por esa rúa porque é pouco atractiva» y más aparcamientos exprés.

Tras su reunión con la representación de los comerciantes, el mandatario ribeirense manifestó que el martes habrá un encuentro con los portavoces municipales en el que se abordará si se fijan unas horas para el tránsito de vehículos: «Estamos dispuestos a ser condescendientes». Además, añadió: «Lo que está claro es que debe ser una zona de preferencia para peatones».

El BNG reclama la reorganización del tráfico en O Monumento

El proceso de peatonalización llevado a cabo en Ribeira ha forzado la realización de cambios circulatorios y uno de los barrios que ha visto sensiblemente incrementado el volumen de tráfico es el de O Monumento. Desde el BNG, su portavoz, Xosé Vázquez Cobas, y el edil Luís Pérez Barral indicaron que es necesario reorganizar el paso de vehículos en esa zona y mejorar la señalización viaria.

Los nacionalistas indican que en ese lugar muchas calles tienen doble dirección y, además, zonas de estacionamiento. Recalcan que el problema que se está registrando es que la falta de amplitud de las vías obliga a que un coche se detenga para dejar pasar al que va en sentido contrario.

El BNG recalca que el proceso de peatonalización «non pode provocar contratempos noutras rúas». Como alternativa, proponen establecer direcciones únicas y no perder así espacios para el aparcamiento.

Estudio de la Policía Local

Por su parte, Manuel Ruiz indicó que el Concello, conocedor del problema que plantea el BNG, ya ha encargado a la Policía Local la realización de un estudio de modificación circulatoria.

También comentó que se trabaja para habilitar otra finca como zona de aparcamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Comerciantes y vecinos de un tramo de la calle Galicia de Ribeira rechazan los lectores de matrículas