La presión policial hace subir el precio del marisco en Cabo de Cruz y Noia

La almeja japónica llegó a alcanzar los 14 euros el kilo en Boiro una vez que explotó la operación Clamp


Ribeira / la voz

La operación Clamp fue el último golpe asestado al tráfico de almeja japónica extraída de forma ilegal en Portugal para ser vendida en España. Policía Nacional y Autonómica, en colaboración con la Policía Marítima de Portugal, requisaron el pasado mes diez toneladas de este bivalvo. Este dispositivo, sumado a la mayor presión policial sobre estas prácticas en toda Galicia, ha sido una gran noticia para los productores barbanzanos, que afirman que los precios del molusco han experimentado un crecimiento especial en las últimas semanas.

«Chegouse a pagar o quilo de ameixa a 14 euros. Agora está a nove, que para estas fechas non está nada mal», afirmó la vicepatrona de Cabo de Cruz, Susana Silva. La directiva del pósito afirma que llegaron a superar las cotizaciones que se pagan en verano y Navidad: «Pode que haxa outros factores que inflúan nesta suba, pero que se bloqueara ese mercado axudou moito a que se puideran alcanzar esas cifras. Ao estar todo moi controlado non entrou marisco de fóra e os que traballamos aquí notámolo».

Fundamentales

El secretario de la cofradía de Noia, Adelo Freire, reconoció que este tipo de operaciones son fundamentales para que los precios que se pagan por el bivalvo sean los que marque el mercado: «É moi importante que se manteña esa vixilancia. Que se venda produto de fóra dicindo que é galego fai que o noso perda valor. Segundo puiden ler na prensa, o prezo que se estaba pagando en Portugal era de risa».

A su vez, aseguró que las garantías de calidad y de depuración que se exigen en Galicia aseguran que todo el bivalvo que llegue al mercado cumpla con la normativa de sanidad, cuestión que no ocurre con el marisco que ha sido extraído de manera irregular en Portugal. Freire considera fundamental el trabajo realizado por los cuerpos de seguridad: «É fundamental porque afecta á liña de distribución. Non é que colleran só unha furgoneta cuns cantos quilos. Isto é máis importante porque van contra organizacións profesionais».

Según una fuente que representa a ambos pósitos, la subida en Boiro ha sido tal que gran parte de las mariscadoras de a pie han visto como los beneficios se han multiplicado en poco tiempo, alcanzando jornadas en las que se superaron los 150 euros, cuando lo normal era rondar los 60. «Tenemos que agradecer el trabajo inmenso que ha realizado la Policía Autonómica en los últimos tiempos para conseguir esto. Se nota mucho», apuntó este representante de las cofradías de Cabo de Cruz y Noia.

Los operativos Entrerrúas y Estrada visibilizan el problema del furtivismo

La Policía Autonómica completó dos operaciones en Boiro, Entrerrúas y Estrada, que han permitido visibilizar el problema del furtivismo. En la primera, los agentes acusan a un vecino de Cabo de Cruz de funcionar como mediador de un grupo de furtivos a los que compraba el producto. Además, se desarticuló una depuradora clandestina en un inmueble anexo a su vivienda y se investigaron otras en Outes y Santiago.

En la operación Estrada, los agentes acusaron a un boirense de comprar bivalvo a mariscadores ilegales y ponerlo en el mercado tras utilizar una depuradora. Ambos operativos, según fuentes del pósito crucense, han permitido que el problema haya remitido, aunque no se ha erradicado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La presión policial hace subir el precio del marisco en Cabo de Cruz y Noia