Escuelas del rural luchan por sobrevivir con solo uno o dos nuevos inscritos

El CRA de Rianxo planea distribuir a los niños para evitar que haya aulas casi vacías


ribeira / la voz

A pocos kilómetros de distancia, en el mismo municipio, hay colegios con centenares de pupitres ocupados y otros en los que se escucha el eco de las voces. Mientras que en Barbanza algunos centros están saturados de solicitudes de matrícula para el próximo curso, en otros se espera que cada mes de marzo caiga del cielo alguna inscripción.

Seis es el mínimo de alumnos que establece la Consellería de Educación para mantener abierta una unitaria y en alguna el miedo al cierre ha planeado en los últimos meses. Una vez que ha terminado el plazo de presentación de peticiones de admisión para los escolares que entran por primera vez en el sistema o cambian de instalaciones, puede afirmarse que varias escuelas del rural luchan por sobrevivir con uno o dos nuevos estudiantes.

Es el caso de la EEI do Viso, en San Mamede de Carnota, que tan solo ha registrado una nueva solicitud de plaza, si bien en la parroquia pueden respirar aliviados porque serán nueve estudiantes los que llenen los pupitres en septiembre al abandonar el centro un total de tres pequeños. Ocurre un caso similar en la escuela boirense de Pazos-Comoxo, ya que solo una familia ha presentado el papeleo en el plazo establecido. En total, serán ocho críos el próximo curso.

Dos matrículas nuevas se contabilizan en la unitaria sonense de Caamaño, donde habrá 12 niños después del verano. Aunque son muchos los padres que valoran este modelo de enseñanza más familiar y cercano, el descenso de la natalidad está haciendo mella en la zona.

«Estamos contentos»

Precisamente porque el envejecimiento de la población es un problema que parece tener una difícil solución, se muestran satisfechos en el Centro Rural Agrupado de Rianxo (CRA), donde habrá casi una treintena de niños más distribuidos en sus ocho escuelas cuando el timbre vuelva a sonar en septiembre. Aunque algunas no han registrado más de un par de solicitudes de matrícula, tal y como ha explicado el director, Tobías Betanzos, la intención es intentar distribuir a los pequeños de alguna manera que aún está por concretar: «Estamos contentos porque poderemos manter as oito escolas abertas e as 11 unidades, é unha boa nova. Intentaremos mover algúns rapaces unha vez que valoremos ben os datos».

Tampoco obtuvieron malos resultados en la EEI Capela-Carreira teniendo en cuenta los pocos nacimientos que se registraron en la comarca en los últimos años. Fueron seis los nuevos inscritos, y aunque se experimenta un descenso de solicitudes con respecto al año anterior, serán más que suficientes para mantener el servicio. Cabe recordar a los interesados que la Consellería de Educación prevé publicar antes del 25 de abril la lista provisional de admitidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Escuelas del rural luchan por sobrevivir con solo uno o dos nuevos inscritos