La Cruz Vermella de Boiro atendió a 300 personas vulnerables

Entregó alimentos y productos de higiene a 124 vecinos en el 2017, mientras que 66 niños recibieron juguetes y ayudas para el colegio


ribeira / la voz

Agradecer el apoyo recibido e informar sobre las actuaciones realizadas llevaron a la Cruz Vermella de Boiro a hacer balance del 2017. El dato más destacable fue el de las 300 personas en situación de vulnerabilidad que fueron atendidas durante dicho ejercicio: 124 recibieron alimentos y productos de higiene, mientras que las 66 restantes fueron niños que se beneficiaron de las ayudas a la escolarización y la entrega de juguetes educativos.

La presidenta de la junta local de Cruz Vermella, Rosa Abuín, y la coordinadora, Teresa Romero, dieron a conocer estos datos en un acto que contó con la presencia de la responsable de la organización en la provincia coruñesa, Mercedes Casanova, y del regidor local, Juan José Dieste. Se refirieron también a la implantación, durante el 2017, de un proyecto de bienestar personal, en el que participaron una treintena de ciudadanos.

En el ámbito laboral, la organización facilitó información a 121 personas desempleadas; mientras que en el área de infancia y juventud, llegó a casi 150 chiquillos a través del programa Ludi-Educa y de un plan de promoción de éxito escolar. Y en lo que a la tercera edad se refiere, 89 vecinos se beneficiaron del programa de teleasistencia, 175 acudieron a actividades de prevención del deterioro cognitivo y 109 disfrutaron de propuestas vinculadas al tiempo libre.

El balance de Cruz Vermella, entidad que cuenta con el apoyo de 57 voluntarios, se completa con los más de mil jóvenes que recibieron información sobre el VIH, las conductas violentas o el sexismo; y el centenar de personas que participaron en las diferentes acciones formativas que se desarrollaron a lo largo del año pasado.

Entrega de siete distinciones

Cruz Vermella de Boiro aprovechó el acto de ayer para hacer entrega de siete distinciones. Al colegio de Praia Xardín, al IES Praia Barraña, a la farmacia Cimadevila y al centro sociocultural de Abanqueiro le agradeció las donaciones de alimentos, dinero y juguetes realizadas durante el año pasado. Un socio, Rogelio Pérez Vicente, también fue homenajeado por llevar nada menos que tres década formando parte de la entidad.

Y las dos últimas distinciones fueron para las voluntarias Belén Artime, que lleva colaborando con Cruz Vermella desde 1986, y para Sonia Saavedra, que acude dos días a la semana al local de la entidad para buscar ofertas de empleo y elaborar un boletín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Cruz Vermella de Boiro atendió a 300 personas vulnerables