El dueño de la depuradora ilegal de Cabo de Cruz dice que compró marisco a furtivos sin saberlo

Según el cuerpo policial gallego, los furtivos acudían a la instalación con la ropa que utilizaban para trabajar en las playas

la voz
Ribeira / la voz

El dueño de la depuradora ilegal de Cabo de Cruz (Boiro) que fue desmantelada por la Policía Autonómica en la operación Entrerrúas acudió ayer a los juzgados de Ribeira para prestar declaración. El barbanzano confirmó que había comprado molusco a furtivos, aunque aseguró que en todo momento desconocía que estos fuesen mariscadores ilegales. Su versión choca con la de los agentes de la Policía Autonómica, que afirmaron que, durante meses, los vendedores llegaban a la instalación ubicada en Cabo de Cruz en bicicleta o en ciclomotor, y que lo hacían con mochilas donde transportaban el bivalvo. Los funcionarios apuntaron que incluso alguno portaba el rastrillo con el que presuntamente había trabajado en los arenales de Boiro.

En la instalación

Según el cuerpo policial gallego, los furtivos acudían a la instalación con la ropa que utilizaban para trabajar en las playas y que, minutos después, salían cambiados, por lo que entienden que se duchaban directamente en la depuradora. Tal y como apuntó el propietario, puede que así lo hicieran, aunque él no tenía control del lugar, ya que siempre estaba abierto y no se fijaba demasiado en lo que ocurría allí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El dueño de la depuradora ilegal de Cabo de Cruz dice que compró marisco a furtivos sin saberlo