Los furtivos destrozaron un coche del pósito de Cabo después de que les requisasen 80 kilos de almeja

La reparación del automóvil de la entidad superó los 400 euros


Ribeira / la voz

La eterna guerra que libra la cofradía de Cabo de Cruz con los furtivos que, día a día, acuden a los arenales boirenses sigue más viva que nunca. Uno de los últimos episodios se vivió a finales de la pasada semana en Praia Xardín, cuando dos guardias rurales del pósito barbanzano sorprendieron a varios mariscadores ilegales portando sacos con almeja. Antes de que pudieran darles el alto soltaron el bivalvo y escaparon corriendo, aunque no sin dejar su sello. Cuando los vigilantes llegaron a su vehículo se encontraron un espejo roto y el radiador reventado.

Para destrozar el coche utilizaron un objeto punzante, ya que el radiador tenía un agujero. Según trascendió, la reparación superó los 400 euros. La noche no terminó ahí para los guardias rurales, que encontraron a otros dos mariscadores ilegales en el arenal.

Producto escondido

Cuando los furtivos bajaron al agua para recuperar el marisco que habían escondido durante toda la noche aprovecharon para decomisarles los sacos. En total, entre ambas intervenciones, se incautaron unos 80 kilos de almeja japónica, entre la que había una importante cantidad de cría.

A pesar del éxito de la jornada, la constante presencia de furtivos en las playas ha motivado que los profesionales vean prácticamente imposible acabar con esta lacra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Los furtivos destrozaron un coche del pósito de Cabo después de que les requisasen 80 kilos de almeja