Los rostros de los héroes de Froxán

En la campaña para reforestar el bosque lousamiano participaron desde un equipo de rugbi a una banda de rock


noia / la voz

A menudo, detrás del nombre de un usuario en Internet se esconden personas cuya única motivación es causar daño bajo el abrigo del anonimato. Sin embargo, en ciertas ocasiones, también se hallan auténticos héroes. Esta historia le pertenece a los segundos. Cuando se inició la campaña de donaciones en la Red para reforestar el bosque lousamiano de Froxán -monte distinguido por la ONU- nadie se esperaba el aluvión de solidaridad que incluso permitió adelantar las dos primeras fases del proyecto, con la colocación de más de dos mil árboles autóctonas.

A medida que las aportaciones iban llegando, los organizadores de la iniciativa no pudieron evitar fijarse en la diversidad de los participantes, desde un equipo de rugbi femenino vigués a una banda de rock coruñesa, pero pasando también por gallegos que se encuentran lejos del hogar o de aportaciones ingentes de vecinos de la comarca.

De Lousame a Mali

Parte de esta gran muestra de solidaridad tiene su antecedente en los feroces incendios que calcinaron el pasado verano los montes gallegos, una situación que ya se había vivido en el bosque lousamiano en el duro estío del 2016. En ese sentido, el grupo Superglú había emprendido su iniciativa de recaudar fondos para áreas calcinadas a través de la venta de mochilas con el logotipo del conjunto y mensajes de corte ecologista.

Cuando los integrantes se enteraron del proyecto impulsado por la Sociedade Histórica e Cultural Coluna Sanfins, Verdegaia y los comuneros no dudaron en destinar los 505 euros obtenidos para su regalo de reyes, que quisieron agradecer a sus fans: «Con lo que nos habéis ayudado conseguiremos nada menos que plantar más de 140 árboles, media fanega, vaya».

Aún así, no se trató de la mayor de las aportaciones, la cual le correspondió a un vecino de la comarca que prefiere mantener su anonimato y que aportó nada menos que mil euros. «Impresionounos a cantidade de xente que se trasladou ás plantacións, persoas chegadas de Vigo, Coruña, Lugo que tamén lle meteron horas de viaxe», indicaron desde la Coluna Sanfins, para destacar también el caso de una gallega que reside en Mali y que efectuó una donación de un total de 650 euros.

El tercer tiempo

De entre todas estas historias, hay una que sobresale y es la de las jugadoras del Kaleido Universidade de Vigo Rugby Club. No tenían ni idea de donde quedaba Froxán, pero no les hizo falta. Lo único que querían era echar una mano, como habían hecho en otras ocasiones repartiendo balones a niños ingresados en el Hospital Álvaro Cunqueiro que luchan contra el cáncer.

«Buscábamos una actividad, más o menos física, para hacer en grupo y que al mismo tiempo ayudase a una causa», explicó la capitana Berta Álvarez González, que tras recibir el aviso de una amiga científica, le propuso colaborar al resto de la plantilla aprovechando que el fin de semana de la primera plantación no tenían partido.

A estas heroínas se suma un goteo incesante de donaciones detrás de las que podría encontrarse cualquiera. Incluso usted.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los rostros de los héroes de Froxán