«Non me venderon a moto, vendéronme un vehículo adaptado»

El único profesional con licencia de eurotaxi en el ámbito de Muros-Noia denuncia irregularidades para acceder a una ayuda


Ribeira / la voz

Hay veces que la vocación y las buenas intenciones no bastan para materializar un proyecto empresarial y es necesario contar con el respaldo de la Administración. La carencia de este último detalle en la suma de factores es lo que ha motivado la problemática situación que vive el carnotano Marcos Fermín Rama Noceda. Este profesional del transporte cuenta con la única licencia de eurotaxi -también conocidos como taxis adaptados para personas con movilidad reducida- en la zona de Muros-Noia, y también cubre zonas que no disponen de este servicio a lo largo de la Costa da Morte. No obstante, para adquirir su vehículo especial, este vecino necesitaba recibir una subvención dependiente de la Consellería de Infraestruturas que le fue denegada después de un auténtico periplo burocrático.

«Non me venderon a moto, vendéronme un vehículo adaptado». Con estas palabras que aluden al viejo dicho, Rama intenta explicar la serie de acontecimientos desde que se propuso adquirir el eurotaxi. En un primer momento, y debido a sus posibilidades económicas, su intención era la de comprar un vehículo de segunda mano y adaptarlo, pero tras mantener varias conversaciones telefónicas con el personal de Mobilidade, le aconsejaron que comprase un coche nuevo, ya que «na convocatoria anterior, todos os que se presentaron recibiran a axuda».

Así fue como en junio del 2016 comenzó a reunir y presentar la documentación, para la que además fue necesario que se registrase como autónomo para conseguir la licencia -«estiven pagando a cota sen traballar durante un ano e dous meses»- y enviar el turismo a un taller especializado en Barcelona.

60.000 euros invertidos

«O meu problema foi que as conversas foron todas a través do teléfono», lamenta Marcos Fermín Rama, que se siente engañado después de haber invertido cerca de 60.000 euros en el eurotaxi y haber dejado un empleo fijo por el convencimiento de que su nuevo oficio le permitiría ayudar a personas que, como él, sufren algún tipo de discapacidad.

«Cando por fin conseguín a tarxeta de transporte, catro meses despois de obter a licenza, dixéronme que non accedera á axuda, pero que con toda seguridade o faría porque se ampliaran os fondos», explicó el carnotano, al que inicialmente le habían dicho que cumplía con todos los requisitos, para después solicitarle más documentación. Lo último que supo entonces fue que su caso «estaba arquivado, pero ninguén me especificou que arquivado significaba denegado».

Rama, que ya ha iniciado los trámites para presentar una reclamación desde el Concello, podría verse forzado a dejar de prestar servicio al no poder rentabilizar su inversión: «Tiven un accidente laboral e estiven cinco anos de baixa, pero non o pasei tan mal como o estou a pasar agora», se lamenta.

En la Consellería de Infraestruturas indicaron que están analizando su caso para darle una respuesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«Non me venderon a moto, vendéronme un vehículo adaptado»