noia / LA VOZ

A perro flaco, todo son pulgas. Bien lo saben los foros que se congregaron ayer en un estadio de San Lázaro que se llenó hasta la bandera. De menos a más, el Noia terminó acosando la portería de un Negreira que intentaba matar moscas a cañonazos. No les salió mal la jugada a los nicrarienses, que dibujaron un partido de trinchera, táctico, que decidió Quintairos en la segunda mitad. Su gol, tras un zapatazo cargado de violencia, fue suficiente para sumar tres puntos y dejar al Noia, que tuvo una decena de ocasiones para empatar, con cara de circunstancias. El balón se quedó con las ganas de besar la red defendida por Rodri.

Que el choque no iba a ser una oda al fútbol de salón se podía prever antes de que el colegiado pitase el inicio. Ni Negreira ni Noia estaban dispuestos a regalar absolutamente nada a su rival, conocedores de su situación en la tabla. Fue así como ambos optaron por obviar la salida de balón en corto. Adán, por parte de los nicrarienses, y Stefan, por los locales, se convirtieron en el objetivo de todos los balones aéreos. Quintairos demostró que iba a ser determinante en cada balón que recibía. Hábil de espaldas, y de gatillo fácil, fue una pesadilla para la zaga local.

Con más guerra que fútbol durante la primera mitad, fue el Noia el que tuvo las ocasiones más claras para adelantarse en el electrónico. La primera, en el minuto 23, cuando Tachi cabeceó a bocajarro un buen centro de Hugo. La defensa, in extremis, despejó como pudo. Pancho respondió para los visitantes en el 28, aunque su disparo salió demasiado centrado. Antes de tomar el camino de los vestuarios, Stefan rozó el 1-0, aunque, de nuevo, la zaga achicó el balón cuando iba directo a la red.

Sin demasiada brillantez en los primeros 45 minutos, el Noia dio un paso al frente una vez que volvió al césped. Nando fue el primero en probar suerte con una falta desde la frontal de área. Tachi, de nuevo a balón parado, estuvo cerca de engatillar a gol. Su remate fue el prólogo de la jugada más catastrófica del choque. El Negreira salió con velocidad y Pancho, que estuvo muy fino entre líneas, filtró un buen balón a Quintarios. El punta, que se vio libre de marca, amansó el balón con un buen control. Pajarillo, que salió a la desesperada para intentar taparle hueco, vio como el zapatazo del punta se le colaba entre las piernas y entraba a gol.

Reacción

El tanto cayó como un jarro de agua fría sobre la grada de San Lázaro, aunque no fue suficiente para que el Noia arrojase la toalla. El bloque de Pose, quien se desgañitó en la banda durante todo el partido, se echó arriba, sabedor de que la única opción que le quedaba era la de morir con los pies por delante.

El arreón fue instantáneo. Hugo tuvo el empate tras un buen centro de Dani Conde, aunque fue Stefan, a pase del primero, quien, en boca de gol, conectó un cabezazo que se marchó por encima del travesaño. La grada, entregada, no comprendía lo que estaba pasando. Todo pudo empeorar en el 65, cuando Quintairos recibió dentro del área, fintó a los zagueros y golpeó colocado. Su disparo, por fortuna para los locales, se marchó desviado.

A partir de ahí se terminó el fútbol ofensivo de un Negreira que lo fiaba todo al solitario gol de su nueve. El Noia se despojó de las cadenas y se lanzó al ataque. Bendaña lo intentó a balón parado, aunque fue Rubén, con un centro que se envenenó, el que volvió a jugar con el corazón de la grada. El balón, que superó a Rodri, fue despejado por el meta con la yema de los dedos.

Sin margen, Pose retiró a un defensa y metió a Piñeiro en el campo. Los centros al corazón de área eran repelidos, una y otra vez, por la muralla nicrariense. Cuando todo apuntaba a la derrota, Stefan bajó un buen balón, que dejó de cara a Nando. El rianxeiro, con el portero en el suelo, disparó duro, tanto que el balón se marchó por metros. A perro viejo, todo son pulgas.

La ficha

?Pajarillo, Rubén (Piñeiro, minuto 72), Dani Conde, Rendo, Tachi, Bendaña (Canabal, minuto 81), Hugo, Jon, Ferre (Abelenda, minuto 56), Nando y Stefan

Rodri, Juan Diego, Pablo, Cea, Rubén, Cristian (Fernando, minuto 92), Astray, Pancho (Sergio, minuto 90), Quintairos (Álex, minuto 81), Juan y Adán

Goles: 0-1, min 57: Quintairos.

Trío arbitral: Miguel Ferrol Muñiz, Sergio Miguéns Santiago y Julián Buján Vidal. Sacaron cuatro tarjetas amarillas por equipo. Expulsaron al segundo entrenador del Negreira, Cabrejo, en la recta final del duelo.

Incidencias: Partido de la jornada 23 del grupo primero de Tercera División. Campo de San Lázaro (Hierba natural). Gran presencia en las gradas de aficionados de ambos equipos, más de 500 personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Quintairos impuso su ley en Noia