«La gente va a ser reacia a pedirlo, el sida todavía es un tema tabú»


ribeira / la voz

Confidencialidad a la hora de dispensar el test para preservar la identidad de los usuarios. Esto es lo que piden los colegios de farmacia para que las personas interesadas en hacerse la prueba no se sientan intimidadas. Aunque los responsables de las boticas de Barbanza ya tienen la lección aprendida, son muchos los que creen que las ventas serán bajas porque, para quienes sospechan que pueden tener el VIH, dar el paso será difícil. En esta línea se pronuncia, José Antonio Vila, empleado de la farmacia Ana Torrente de Boiro, emplazada en la calle Principal: «De momento no se ha interesado nadie, por eso creemos que lo mejor será ir pidiendo unidades poco a poco en lugar de tenerlas en estocaje».

 Este profesional cree que la sociedad todavía no está preparada para que esta prueba tenga el éxito esperado: «La gente va a ser reacia a pedirlo, el sida todavía es un tema tabú. Creo que aquellos que piensen que tienen alguna posibilidad de estar infectados acudirán directamente a un centro de salud». De lo que no cabe duda es de que una sola venta, si sirve para prevenir nuevos contagios, habrá merecido la pena. Y en todas las farmacias son conscientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«La gente va a ser reacia a pedirlo, el sida todavía es un tema tabú»