Un hombre imprescindible para Boiro

Ramón Ares Noal
Moncho Ares RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

José María Bouzas Araújo (Boiro, 1928)

20 ene 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

En la memoria de los pueblos siempre residen personas inolvidables por su compromiso vital con los vecinos, con la sociedad de la que proceden, en la que no dejan de pensar en ninguna etapa de su vida. José María Bouzas Araújo fue una de ellas para Boiro, porque, a pesar de verse obligado a establecer su domicilio habitual en Santiago de Compostela, por motivos profesionales, nunca dejó de acudir a su pueblo natal, con su numerosa familia, ni de hacer todo lo posible para que el buen nombre del municipio y sus gentes estuviesen siempre a buen recaudo.

Todos en Boiro lo conocíamos por su apellido, Bouzas, y es verdad que en los últimos años se dejaba ver poco por el pueblo, pero me consta que estaba siempre al día de todo lo que ocurría y, si algo estaba en su mano, presto y dispuesto para echar un cabo a todo paisano que se lo pidiera.

Bouzas siempre fue una institución para los boirenses que crecimos en el Boiro comprendido entre los años sesenta y noventa, porque era persona implicada en todo movimiento social que tuviese fundamento.