El mercado se recuperó a un ritmo de 650 empleos por año desde el 2012

Hace un lustro había en Barbanza 3.250 demandantes de trabajo más que ahora


Ribeira / la voz

Habrá que esperar a ver qué ocurre en diciembre, pero, en términos generales, y a pesar de las últimas subidas del paro, el 2017 no ha sido un mal año para el empleo en la comarca. De hecho, según los últimos datos publicados por la Consellería de Traballo, a estas alturas hay un millar de demandantes de trabajo menos que el pasado enero. Y las cifras son todavía más positivas si se comparan con las situación que se vivía en los municipios de Barbanza y Muros-Noia hace un lustro. En este tiempo, el mercado laboral se ha recuperado a un ritmo de 650 empleos por año.

El dato es el resultado de una media, porque en el último lustro hubo años negros, muy negros, como el 2013, en el que se superaron los 10.200 desocupados en la comarca. Desde entonces, la tendencia en la creación de empleo ha sido positiva y se ha confirmado en el ejercicio actual. Según las estadísticas correspondientes al mes de noviembre, en los 11 municipios hay 6.842 demandantes de un puesto de trabajo. Es el mejor dato relacionado a un mes de noviembre -habitualmente un mal período este aspecto- de la última década, y supone un descenso en el número de parados de 3.250 barbanzanos con respecto a los datos publicados cinco años atrás. La bajada en relación al 2016 es de más de 300 personas.

Tradicionalmente, la cantidad de desocupados sube en noviembre, y el mes pasado no fue una excepción, pero lo hizo en menor medida que en los años anteriores.

Esta cifra representa una caída de un millar de parados en lo que va de año e invita a pensar en que, al final del ejercicio, el 2017 se confirmará como el mejor desde el estallido de la crisis.

De hecho, el desempleo se mueve actualmente en parámetros similares a los que se registraban en el 2007, antes de que la recesión comenzase a disparar el porcentaje de vecinos sin un sueldo a final de mes.

Tasa de paro

Todo esto se traduce en una importante reducción de la tasa de desempleados. A nivel comarcal y municipal no existen datos oficiales sobre población activa, por lo que resulta imposible señalar con exactitud el porcentaje de vecinos del área barbanzana que no tienen ocupación, pero puede hacerse una aproximación tomando como referencia la cifra de población en edad de trabajar y el número total de parados.

Según esto, la tasa de desempleo ronda, de media, el 10 %, tres puntos y medio por debajo de la proporción que se registraba en la comarca hace cinco años. Si bien el dato no es exacto, porque para que lo fuera habría que tener la cifra de vecinos que buscan trabajo activamente, sirve para hacer una aproximación al impacto que el desempleo tiene en la zona.

El descenso del número de desocupados se repite en todos y cada uno de los principales sectores productivos, aunque el más destacado se da en los servicios y sobre todo en la construcción. En este último caso, más que en la recuperación de la actividad, la caída del paro se explica por un cambio en la demanda a otras profesiones, en vista de la escasa salida que hay en el ámbito del ladrillo.

La construcción es el sector en el que más ha caído la cifra de desocupados

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El mercado se recuperó a un ritmo de 650 empleos por año desde el 2012