Un trabajo que nunca se empezó y que sigue sin fecha de inicio

Los vecinos sufren las deficiencias en las canalizaciones y el alumbrado público


muros / corresponsal

El Concello de Outes se propuso acometer un ambicioso proyecto de mejora de servicios, además de la transformación del centro de A Serra. Para ello se elaboró una propuesta de intervención en los principales viales de la zona, que se denominó humanización y mejora en las calles del casco urbano. El elevado importe económico de estas obras requirió la solicitud a varios organismos públicos para que financiasen, al menos en parte, el gasto que supondrían las actuaciones.

Pese a la magnitud de lo programado y a que para realizar estos trabajos se requiriera una inversión próxima a los dos millones de euros, la Xunta y la Diputación se comprometieron a colaborar en la ejecución del plan urbanístico. Así, se adjudicó la mejora de la travesía y la ampliación del puente sobre el río, trazado por el que discurre la AC-550, y también la mejora de la calle Tines. En ambos casos se dotó a los viales de todo tipo de canalizaciones, aceras y alumbrado, además de la reposición del pavimento. No obstante, las obras proyectadas y adjudicadas en la travesía de San Campio, que debieran concluirse hace dos años, aún no se iniciaron y se desconoce cuando se emprenderán.

Los problemas

Los vecinos de Outes padecen las deficiencias que presenta la superficie de las aceras de esta calle, con constantes roturas y desprendimientos, ineficacia de los desagües, fallos en las canalizaciones y alumbrado público, abundancia de grietas y socavones que el Concello parchea casi a diario. Nadie sabe cuanto tiempo persistirá esta situación, ya que el proyecto de ejecución de mejoras en esta vía fue adjudicado por la Diputación de A Coruña, y ciertas divergencias entre la dirección de obra y la empresa motivaron la paralización de lo programado, ocasionando que la constructora abandonase una actuación ya iniciada, en la localidad de San Cosme, incluida en la misma partida que las mejoras en la avenida de San Campio.

La alcaldesa, Beatriz Molinos, afirma que el Concello es totalmente ajeno a esta situación aunque «son os nosos veciños os que pagan as consecuencias das trabas administrativas». Así, en repetidas ocasiones pidió al ente provincial que se solventen las diferencias y se realicen los trabajos, bien consensuando con el adjudicatario una solución al conflicto, o sacando de nuevo a licitación el proyecto que en su día fue aprobado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un trabajo que nunca se empezó y que sigue sin fecha de inicio