Más de 4.000 vecinos podrán acogerse a las ayudas fiscales a la rehabilitación

Los nuevos incentivos afectan a los núcleos antiguos de Muros, Noia y Rianxo


Noia / la voz

El próximo 1 de enero, junto con la entrada en vigor de los Orzamentos de la Xunta para el 2018, comenzarán a aplicarse una serie de rebajas fiscales para la rehabilitación de inmuebles y la instalación de negocios en los cascos históricos de Galicia. En concreto, son sesenta los núcleos que se verán afectados por esta orden, anunciada hace apenas unos días y que también será de aplicación en la comarca, en concreto, en Noia, Muros y Rianxo, con lo que más de 4.000 barbanzanos podrán beneficiarse de las nuevas ventajas.

Una de las cuestiones a tener en cuenta de la nueva orden es que amplía la consideración de casco histórico. Tienen esta condición los conjuntos catalogados como tales que son bien de interés cultural, una condición que cumplen tanto Muros como Noia, pero no Rianxo. Sin embargo, las rebajas fiscales se aplicarán también en núcleos con una evolución urbana con características reconocibles por su tipología y estructura. Esto supone la inclusión de términos como el rianxeiro entre los 47 municipios en los que se pondrán en marcha las deducciones de impuestos para la rehabilitación.

Distintos espacios

En el caso de Rianxo, además de las calles que forman la zona antigua del casco urbano, también entran en la orden de ayudas los núcleos de Fincheira y Rianxiño, incluidos en el área de rehabilitación integral (ARI), con lo que son cerca de dos mil las personas que viven en esos espacios y que podrán acceder a los beneficios fiscales que entrarán en vigor a partir del 1 de enero junto con los presupuestos de la Xunta. Se estima que en el casco histórico de Noia residen en torno a 1.400 personas, mientras que en Muros la cifra se sitúa cercana a las 800.

Otra de las cuestiones destacadas de las rebajas de impuestos anunciadas por la Administración autonómica es que no solo buscan favorecer la rehabilitación de viviendas, sino también la implantación de negocios, con el objetivo de dinamizar los núcleos históricos de las localidades.

Son tres los beneficios a los que podrán acceder los propietarios de inmuebles en los espacios delimitados. Por un lado, una deducción del 15 % en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) para los promotores de obras de restauración en edificios; y, por otra parte, se establecen rebajas en el impuesto de Patrimonio tanto por la puesta en marcha de empresas en esos inmuebles como por la participación en entidades que exploten bienes situados en los cascos históricos.

Impulso económico

Este aspecto lo subrayaba el arquitecto de la ARI rianxeira, Carlos Fernández Coto: «É importante que inclúa núcleos singulares e non só os cascos históricos publicados como tales no Diario Oficial de Galicia, e tamén que inclúa locais comerciais e negocios».

En este sentido, valoró muy positivamente las deducciones fiscales que se incluyen en la ley de acompañamiento a los presupuestos de la Xunta porque complementan las ayudas de las área de rehabilitación para impulsar la conservación de los núcleos y la actividad económica en las zonas antiguas de las localidades: «Este tipo de axudas son importantes. En Rianxo hai tres ou catro negocios que abriron nos últimos anos dentro da ARI con subvencións».

La reducción de impuestos para la rehabilitación y la puesta en marcha de negocios en los cascos antiguos es una medida más para tratar de revitalizar estas zonas que se suma a las ayudas directas que se conceden a través de las ARI.

Estas subvenciones a fondo perdido financian hasta el 45 % del coste de los trabajos de restauración en los inmuebles incluidos en las tres áreas de rehabilitación integral que hay en la comarca barbanzana.

A mayores, Carlos Coto añade una tercera vía de financiación para incentivar el arreglo de vivienda en las zonas antiguas. A través de un convenio de la Xunta con diversas entidades bancarias, los propietarios de inmuebles en los cascos históricos pueden acceder a préstamos a interés cero: «Isto pasa desapercibido para moitos veciños, pero é tanto ou máis interesante que as outras bonificacións». Para este tipo de operaciones se establece un límite máximo de 30.000 euros en préstamos personales y 60.000 euros en el caso de préstamos hipotecarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Más de 4.000 vecinos podrán acogerse a las ayudas fiscales a la rehabilitación