La falta de información y la burocracia lastran las ayudas para la conciliación

El programa Bono Coidado solamente recibió media docena de solicitudes entre los 11 concellos de la comarca


ribeira / la voz

La caída de la natalidad en Galicia es uno de los problemas que más preocupa al Gobierno autonómico, que desde hace varios años ha puesto en marcha una serie de iniciativas para fomentar la llegada de nuevos bebés. Sin embargo, estos programas no están teniendo todo el éxito esperado en los municipios de la comarca. No recibir la suficiente información sobre quién puede optar a estas ayudas, y la lentitud y trabas burocráticas que muchas veces conlleva la tramitación de las mismas, provoca que la cifra de solicitudes se quede muy corta.

De hecho, sorprende especialmente que entre los 11 concellos de la zona solamente se presentaran seis peticiones para poder optar al Bono Coidado, un proyecto de la Consellería de Política Social que tiene como objetivo sufragar los gastos derivados de la contratación de una persona para hacerse cargo de los niños porque el resto de la unidad familiar no puede, los padres están enfermos o tienen que atender situaciones puntuales de carácter laboral.

Ampliación de la edad

En un principio, esta ayuda solamente se podía pedir para atender a pequeños de menos de 3 años, un baremo que acaba de cambiar la Xunta y que ha ampliado hasta los niños de 12. Desde la consellería esperan que esta ventaja atraiga a un mayor número de progenitores, aunque también son conscientes de que en los pueblos pequeños siempre se opta porque sean los abuelos los que cuiden de los nietos mientras sus padres están trabajando.

Otras de las subvenciones que tampoco están teniendo el tirón esperado son las que se incluyen en el Bono Concilia, que paga parte o toda la mensualidad de la guardería de los niños de 0 a 3 años en aquellos casos en los que el pequeño no haya conseguido plaza en una escuela infantil pública. En este caso, apenas se solicitaron en la comarca 158 ayudas, cuyos beneficiarios recibieron entre 45 y 250 euros al mes, en función de la renta per cápita de toda la unidad familiar.

Aunque los 1.200 euros que incluye la Tarxeta Benvida se quedan todavía lejos de los 2.500 euros que se entregaron a los recién nacidos en la época de Zapatero, esta ayuda es la que más demanda ha tenido en los últimos años en los once municipios. Si en el 2016 se concedieron un total de 322, hasta octubre de este año ya se habían repartido 300, y todo apunta a que se superará la cifra del ejercicio anterior.

Esta subvención, de 100 euros mensuales durante un año, permite adquirir en farmacias, supermercados y tiendas de puericultura todo lo necesario para los bebés, desde comida a pañales o la vacuna de la meningitis B que no está incluida en el calendario del Sergas. El único inconveniente, además de que la cantidad podría ser más grande, es que suele tardar unos cuatros meses en aprobarse la solicitud.

Análisis: Unas subvenciones dirigidas al 50 % de la población

 Publicitar más las ayudas para la conciliación y acelerar la tramitación permitiría que un mayor número de vecinos de la comarca solicitaran estas subvenciones, ya que se estima que la mitad de la población podría tener acceso a ellas.

¿Qué requisitos hay que cumplir para recibirlas?

El importe de las percepciones que tiene la unidad familiar es el principal rasero que aplican estas iniciativas, que van destinadas a parejas cuyos ingresos anuales no superen los 45.000 euros (sumadas la base imponible general y la de ahorro) o los 13.500 euros de renta per capita en la declaración de la renta del ejercicio anterior.

¿Qué documentos hay que presentar?

En la mayoría de las solicitudes solamente hay que adjuntar una copia del libro de familia o de la resolución de adopción cuando sea el caso, el certificado de empadronamiento conjunto de los integrantes de la unidad familiar, además de cubrir el correspondiente formulario. Todos estos documentos pueden enviarse a la sede electrónica de la Xunta de Galicia (https://sede.xunta.gal) o entregarse en cualquiera de los registros municipales de los ayuntamientos para que sean remitidos al departamento correspondiente.

¿Cuanto tardan en llegar las resoluciones?

Ese es uno de los principales problemas, ya que después de enviar las peticiones tardan una media de entre cuatro y cinco meses en concederlas, siempre y cuando no se reclame más documentación para ver si el demandante cumple todos los requisitos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La falta de información y la burocracia lastran las ayudas para la conciliación