Ocho de cada diez estudiantes de secundaria siguieron la huelga

La participación en la manifestación de Ribeira fue minoritaria


ribeira / la voz

Ayer tuvo lugar la primera prueba de fuego del actual curso para los colectivos estudiantiles que rechazan el modelo educativo de la Lomce. Fue mediante una huelga en secundaria, bachiller y FP, que en la zona logró sacar de las aulas a una media de ocho de cada diez estudiantes. La jornada de protesta fue convocada por Erguer para exigir la creación de una ley educativa gallega, ante el rechazo a la Lomce y al decreto universitario 3+2.

A grandes rasgos, el seguimiento del paro se mantuvo en los parámetros de anteriores convocatorias, con un fuerte apoyo en los centros de titularidad pública y de escasa participación en los privados o concertados. En este último grupo, la asistencia media a clase fue de un 90 %. Es necesario tener en cuenta que los jóvenes que estaban llamados a sumarse a la protesta se corresponden con estudiantes partir de tercero de ESO, ya que en los dos niveles anteriores necesitan del permiso de sus padres para faltar a clase.

No obstante, en algunos institutos barbanzanos la ausencia de alumnado del primer ciclo de secundaria fue notable, como es el caso del muradano Fontexería o el outiense Poeta Añón, donde el seguimiento en primero y segundo de ESO fue del 50 %. Por otra parte, y en contraposición a anteriores huelgas, cabe destacar el seguimiento entre los jóvenes de ciclos formativos en centros como A Pobra y Campo de San Alberto, donde faltaron el 95 %.

La protesta

«Valoramos os índices de seguimento da folga como moi positivos, pero esperábamos máis xente», explicaba Belinda Pérez, responsable de Erguer en Barbanza, aún con el megáfono en la mano en la ribeirense plaza del Concello. Junto a ella, un grupo de estudiantes llegados de diversos institutos de la comarca fueron la única representación de la protesta barbanzana. Como en otras ocasiones, realizaron el habitual recorrido con salida desde el IES Número Un para llegar al ayuntamiento y proceder allí a la lectura de un manifiesto durante la concentración.

«Os rapaces de primeiro ciclo son bastante maiores para tomar decisións sobre o seu futuro», destacó Pérez del que considera el factor decisivo para no haber alcanzado cifras mayores de asistencia a la huelga. «Temos que baleirar as aulas e encher as rúas», remarcó la también estudiante en el IES A Pobra, para hacer un llamamiento a todos los que se quedaron en casa y así conseguir «unha lei igualitaria e que cambie o modelo educativo de xogarse o futuro nun exame».

«Neste país hai que cambiar esa forma de pensar 'do que me afecta a min'»

A Manuel Martínez, estudiante de FP en el CIFP Coroso, no le afectó en gran medida la Lomce. Pero eso no evitó que ayer saliese tras la pancarta a la calle. «Neste país hai que cambiar esa forma de pensar ‘do que me afecta a min’, porque todos asistiríamos a unha manifestación contra a violencia sexista aínda que non a padecéramos» explicó para reprochar la baja afluencia en la protesta y asegurar que queda mucho por luchar.

«Hoxe estamos aquí para mudar este sistema educativo, porque está roto»

Laura Albarellos está a punto de terminar segundo de bachiller en el IES Praia Barraña y le afectará el decreto universitario 3+2. «Hoxe estamos aquí para mudar este sistema educativo, porque está roto», explicó señalando las constantes variaciones legislativas que les han sumido en la incertidumbre de cambios de forma de educar. Por ello, Albarellos tiene claro que este curso no se quedarán quietos.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
3 votos
Comentarios

Ocho de cada diez estudiantes de secundaria siguieron la huelga