Ramiro Villoch: Un médico que radiografía el pasado

La jubilación le sirvió para dedicarse a una de su pasiones: conocer la historia de A Pobra

.

Ribeira / la voz

Fue el médico de A Pobra durante 44 años de su vida, y esta total dedicación a los enfermos «de día y de noche» le hizo merecedor del título de «don Ramiro», como es conocido en todo el municipio y parte de la comarca, ya que llegó a ser el facultativo decano de la zona. Hace 17 años que colgó la bata, pero desde entonces no ha dejado de trabajar ni un solo día, aunque este tiempo lo ha dedicado a otra de sus pasiones: rebuscar en los documentos antiguos para conocer algo más sobre los antepasados de la localidad y de toda la actividad que había en ella.

Buena prueba de esta intensa investigación vio la luz en el año 2006 cuando -con el respaldo del Ayuntamiento de A Pobra y el patrocinio de la Fundación Caixa Galicia- se inauguraba la exposición Tempos de vela, una muestra que reúne las imágenes y numerosos datos de gran parte de los veleros gallegos que surcaron la ría durante el siglo XIX, muchos de ellos vinculados a armadores de la comarca, y que estos días se puede volver a visitar en la Casa da Cultura Raquel Soler de A Pobra.

Lo primero que hace cuando se le pregunta cuánto tiempo le llevó realizar esta muestra es resoplar. «Puff... Creo que fueron entre ocho y diez años, porque era muy complejo localizar las imágenes de los barcos. Había que ir a las casas, llamar puerta por puerta, y muchos de los propietarios no venían aquí hasta las vacaciones de Semana Santa o verano. Llegué a ir hasta tres o cuatro veces a una misma casa», recuerda el facultativo, que comenzó su investigación después de que en la vivienda de sus antepasados -los Soler y los Villoch- aparecieran cuatro cuadros con dos barcos, dos por cada. «A un sobrino mío se le ocurrió la idea de hacerle fotografías y me las regaló, y tanto me gustaron que seguimos buscando más. Luego una persona las vio y me animó a hacer la exposición».

Posible ampliación

Aunque al principio no esperaba encontrar tal volumen de información e imágenes, llegó a reunir una colección de medio centenar de veleros, y cuando se inauguró por primera vez la exposición «empezaron a aparecer muchos más. Porque la colección se llevó a varios municipios y en todos ellos siempre llegaba alguien que decía que tenía más imágenes de barcos», recordó Ramiro Villoch, que cree que habría una quincena más de cuadros para añadir a la muestra, «pero el futuro es incierto sobre si se ampliará».

El médico pobrense confiesa que «cada barco tiene su historia», pero tiene especial predilección por uno. «El que tuvo un mayor recorrido fue el María Asumpta. Hace pocos años estaba en la peluquería leyendo una revista y me encontré con la sorpresa de que había naufragado. Además, este barco estuvo fondeado aquí, con más de ciento y pico de años, y nadie se preocupó de hacerle nada». De todo ello y de mucho más habla Villoch en el libro Tempos de vela que escribió hace algunos años para completar la exposición, y que finalmente fue publicado por la Diputación, «que agotó todos los ejemplares».

Su pasión por seguir rebuscando en la historia de la villa pobrense hace que no deje pasar ni un solo día para continuar investigando, un estudio que le ha obligado a perfeccionar sus conocimientos de informática. «Empecé escribiendo a máquina y pegando las fotografías, pero luego estudié un poco de informática y ahora ya hago todo en ordenador: escribo, escaneo las fotos, las amplio...», explica el médico, que disfruta como un niño con cada nuevo hallazgo que hace.

Exposición. La muestra «Tempos de vela» podrá visitarse hasta el próximo 30 de noviembre en la Casa de Cultura Raquel Soler, en horario de lunes a viernes, de 10.00 a 13.30 horas, y de 17.00 a 20.00.

Ampliación. Villoch afirma que esta colección de imágenes podría ampliarse todavía más con una decena de fotografías y documentación que ha reunido en los últimos años.

Votación
12 votos
Comentarios

Ramiro Villoch: Un médico que radiografía el pasado