Una desagradable sorpresa en la basura de dos metros de largo

Trabajadores de la planta de tratamiento de Servia encontraron una pitón muerta entre los residuos

.

RIBEIRA / LA VOZ

Nada hacía presagiar que iba a ser un día distinto en la planta de separación de residuos de Servia, pero todo cambió cuando uno de los trabajadores tocó algo extraño que se encontraba en el medio de los desperdicios de una de las cintas de clasificación. La sorpresa fue mayúscula cuando descubrió que lo que su mano había cogido no era ningún tipo de plástico, cartón o vidrio, sino que se trataba de una serpiente. Pero no de cualquier serpiente, sino de una pitón de más de dos metros de largo.

Tras el impacto inicial, lo primero que hicieron los empleados de la planta de reciclaje fue sacarla de la zona de triaje y comprobar que, efectivamente, el reptil no estaba vivo. De hecho, seguramente fue su muerte lo que llevó al propietario a tirarlo al contenedor de la basura, en lugar de buscar otro lugar más apropiado donde depositarlo.

Más mascotas

Aunque esta fue la primera vez que apareció una serpiente pitón en las instalaciones de Servia, no es el único animal que desgraciadamente ha acabado en las cintas de la planta de residuos que presta servicio a la mancomunidad Serra do Barbanza. Según apuntaron desde el complejo medioambiental de Lousame, aunque no es muy habitual, en varias ocasiones se han encontrado varios gatos y perros muertos entre los desperdicios, e incluso alguna vez también se localizaron cerdos y gallinas que presumiblemente procedían de alguna de las numerosas granjas que hay en la zona.

Una vez que aparecen animales entre los restos de la basura hay dos posibles alternativas para tratarlos. Por un lado, si están mezclados con los residuos orgánicos y en una fase avanzada de descomposición, ya no se separan y siguen la cadena de reciclaje para poder crear compost. Mientras que, si se encuentran con otro tipo de desperdicios reciclabes (plásticos, cartón o vidrio), se retiran y se depositan en un tipo de vertedero especial, siguiendo las directrices que marca la Consellería de Medio Ambiente para este tipo de mascotas.

Localizar su procedencia

A la planta de tratamiento de residuos de Servia, que gestiona la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), llega todos los días la basura que se genera en los hogares de la mancomunidad Serra de Barbanza, integrada por los concellos de Carnota, Noia, Muros, Porto do Son, Lousame y Brión. Esta variedad en la procedencia de los residuos hace que sea prácticamente imposible saber en dónde se tiran los animales a los contenedores y, por lo tanto, hace muy difícil localizar a los propietarios de los mismos.

De hecho, de ser descubiertos, los dueños de estas mascotas se podrían enfrentar al pago de una multa considerable por haber decidido despedirse de estos animales en lugares tan poco inapropiados como un contenedor de basura.

Votación
3 votos
Comentarios

Una desagradable sorpresa en la basura de dos metros de largo