El consumo de agua se duplica en verano en los concellos más turísticos

La prolongada sequía ha complicado especialmente la situación este año

.

Noia / la voz

Aunque Barbanza no es una de las comarcas incluidas en las zonas en alerta por sequía decretadas por la Oficina Técnica da Seca, sí se ha visto afectada por el prolongado período sin lluvias, especialmente en verano. Y es que durante los meses estivales, a la ausencia de precipitaciones se suma un incremento más que considerable en el consumo de agua que incide en que el líquido elemento escasee. De hecho, en los municipios más turísticos el incremento del gasto llega a duplicarse con respecto al resto del año.

Las cifras varían de unos términos a otros y, evidentemente, es en aquellos en los que se incrementa en mayor proporción la población durante el verano donde más se nota. El propio regidor de Porto do Son reconocía que este año la situación ha sido especialmente complicada: «Pasámolo mal para garantir o subministro». Y no es de extrañar teniendo en cuenta que, en su caso, el aumento del consumo de agua se sitúa en el 54 %. Según los datos facilitados por el propio ejecutivo, si el gasto medio durante el invierno es de 1.441 metros cúbicos al día, durante la época estival se dispara hasta los 3.160 metros cúbicos diarios.

En Arousa norte la situación es similar, y en el término ribeirense, aunque las cifras oscilan en función del mes, la variación del consumo entre verano e invierno ronda el 40 %. De hecho, es en agosto cuando se registra el pico máximo de la demanda con un volumen total de 380.000 metros cúbicos, lo que supone que, cada día, hogares y empresas utilizan una media de 12.258 metros cúbicos.

Esta dinámica se repite en los demás municipios costeros con mayor o menor intensidad. En Boiro, por ejemplo, también se gasta el doble de agua durante el verano, mientras que en otros concellos el incremento se sitúa en el 30 %. El regidor boirense, Juan José Dieste, es otro de los alcaldes que reconocía que este año el servicio de abastecimiento se ha visto seriamente comprometido: «Este verán estivemos moi ao límite, non chegamos a establecer restricións, pero se non fose pola traída do Ulla non nos chegaría a auga».

En este sentido, el regidor señala que la captación del Ulla fue un salvavidas, tanto para el término boirense como para los demás municipios de Arousa norte, y ahora en la ría noiesa se están moviendo los hilos para beneficiarse de un modelo similar.

Captación del Tambre

No es un proyecto nuevo, pero la semana pasada los alcaldes de la zona reconocían que los apuros sufridos este verano para garantizar el suministro de agua llevaron a trasladar nuevamente a la Xunta la necesidad de establecer una captación en el río Tambre.

El principal problema de esta actuación es su elevado coste, cifrado entre 2,8 y 4 millones de euros, pero en la comarca noiesa defienden la necesidad de llevarlo a cabo, sobre todo como una solución a largo plazo a los problemas de suministro: «En todos os concellos hai certas dificultades de abastecemento, e se no futuro se complica a situación esta podería ser unha alternativa», explicaba el alcalde de Noia.

En términos similares hablaba el regidor sonense, que apuntaba a las características geográficas del término: «Temos a complicación de que Porto do Son é moi longo, e con este proxecto cubriríamos a zona norte».

El nivel de los cauces todavía está lejos de ser el deseable a estas alturas del otoño

Las últimas lluvias han aliviado la escasez de agua en los cauces de la comarca, pero los alcaldes señalan que todavía están lejos de alcanzar el nivel que sería deseable a estas alturas del año. De hecho, en algunos municipios sigue habiendo problemas.

Ocurre en Lousame, por ejemplo. En su caso, el incremento del consumo en verano no es significativo, pero este año se registraron dificultades para el suministro en algunos puntos. Una parte está resuelta, pero en otra persisten, como en Pousada, Vilacoba o Tállara. En este último núcleo la situación ha mejorado considerablemente con respecto a hace un par de semanas, aunque fuentes municipales precisaron que se están revisando la red y los manantiales para comprobar si están en buen estado.

También se ha insistido en la racionalización del consumo, un aspecto común a otros concellos de la zona, como Boiro o Porto do Son. En este último, en verano dejaron de regarse las zonas verdes y se cortó el agua de las duchas en las playas, al tiempo que se realizó una campaña informativa para que los vecinos redujesen el gasto de agua.

Votación
0 votos
Comentarios

El consumo de agua se duplica en verano en los concellos más turísticos