Diez mil coches bien valen una autovía

Los datos de aforos señalan que el corredor Brión-Noia ha alcanzado la densidad de tráfico necesaria y se ha puesto en marcha la maquinaria para pedir que se desdoble

E. Araújo
Noia, SANTIAGO / lA vOZ

Hace algo más de dos años, un brutal accidente en el que perdieron la vida cuatro personas reabrió un debate que, meses más tarde, cuando la Dirección General de Tráfico incluyó al corredor Brión-Noia en el listado de vías peligrosas, volvió por sus fueros. La demanda de desdoblar el trazado y convertirlo en autovía siempre ha estado ahí, y ahora que se dan las condiciones objetivas para hacerlo al alcanzarse la densidad de tráfico necesaria, la petición para que esa actuación se acometa ha cobrado un nuevo impulso. Desde las comarcas de Noia y Santiago se escuchan voces que hablan unánimemente de la necesidad de ejecutar los cuatro carriles de circulación porque los diez mil vehículos que recorren el vial cada día bien valen el esfuerzo.

Entre los principales interesados en que el corredor Brión-Noia se desdoble está el alcalde de noiés, Santiago Freire, que no ha perdido el tiempo y, una vez conocidas las cifras oficiales de la densidad de la circulación en el vial, gestionará un encuentro con los responsables de la Consellería de Infraestruturas para que incluyan la actuación entre sus prioridades: «Co aumento do tráfico é razoable que comece a preverse a execución do desdobramento, aínda que sexa por fases. O corredor supuxo unha mellora moi significativa para esta zona, e unido á variante transformou as comunicacións, pero ao estar feitas as expropiacións e a explanación dos terreos cremos que debería dárselle resposta ao desdobramento ao longo dos próximos anos».

Su homólogo en Ames, José Miñones coincide en que lo lógico es que la Xunta asuma la inversión en el corredor «de xeito prioritario antes de planificar outras» y, aunque para él lo más urgente es que se tomen medidas para solucionar los problemas en la AP-9, considera que la mejora de las comunicaciones con la comarca noiesa «é un beneficio para todos».

Otras prioridades

También el regidor de Porto do Son, Luis Oujo, tiene otras prioridades en materia viaria como la ejecución de la variante de Portosín para acabar con el embudo que se forma en la localidad y causa importantes atascos, especialmente en verano. Con todo, el mandatario es consciente de la importancia de que se ejecute el desdoblamiento para las comunicaciones de la comarca con el área de Santiago: «Dende que se fixo o corredor, os atascos que se dan nesa estrada son puntuais e en épocas moi concretas, pero se é necesario e se cumpren os parámetros, claro que sería bo que se fixera a autovía».

Otro de los concellos directamente afectados por la ejecución del desdoblamiento es el de Brión, donde la autovía de Santiago se convierte en corredor hasta Noia. Su alcalde, José Luís García, afirma que la ejecución de la actuación demandada «sería unha boa nova e contaría con todo o noso apoio». Asimismo, el mandatario brionés recuerda que el terreno ya está listo para acometer la ejecución de los cuatro carriles cuando fuese necesario «e agora que xa é así penso que sería unha boa solución, sobre todo durante o verán, no que se seguen formando colas».

También los empresarios

La patronal noiesa, Noia Histórica, no se queda atrás a la hora de reivindicar la importancia del desdoblamiento, una actuación que siempre ha defendido. De hecho, su presidente, Francisco Pérez, señala que «ese tipo de obras deberían hacerse en un principio, y no por fases como el corredor, porque estaba claro que esa carretera iba a tener un nivel de tráfico elevado».

Pérez pone además en relación la conversión del corredor en autovía con otra actuación fundamental para vertebrar la comarca, como es la mejora de la conexión de Noia con Boiro y con la autovía de Barbanza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Diez mil coches bien valen una autovía