Las redes sociales obligan a mover los controles de tráfico cada 15 minutos

Los agentes, cuando certifican que su ubicación es pública, cambian de posición


RIBEIRA / LA VOZ

Las redes sociales se han convertido, en materia de seguridad vial, en un enemigo a batir para los cuerpos de seguridad que realizan cualquier tipo de control de carretera. Le ocurre, principalmente, a los agentes de la Guardia Civil de Tráfico, pero también a las policías locales que hacen campañas propias o colaboran con las de la Dirección General de Tráfico (DGT). El problema principal son ciertos grupos de información que notifican en tiempo real la ubicación de dichos dispositivos, lo que obliga a sus responsables a tener que estar cada vez menos tiempo en una posición concreta. La situación ha llegado a tal punto que algunos de estos dispositivos no duran más de 15 minutos.

Las aplicaciones para móvil de Telegram o Whatsapp son claros ejemplos. Hay al menos cuatro grupos en Barbanza que acumulan más de 600 usuarios que informan de los controles que ven o de los que, a su vez, son informados por terceras personas. En todo caso, la realidad es que estas herramientas se han convertido en un flujo de información que facilita a los infractores los datos necesarios para saber los viales por los que transitar si, por ejemplo, han bebido más de la cuenta o consumieron alguna droga.

Opciones

En Tráfico tienen muy claro cómo hacer frente a estas situaciones. Lo primero es formar parte de esas mismas redes sociales para que, cuando se haga pública la ubicación del control que realizan, cambiar de lugar para que dicha información pierda todo su valor. Otra opción, que se da principalmente en fechas muy señaladas, como puede ser el entroido o la Festa da Dorna en Ribeira, o cualquiera fiesta de la juventud que se organiza en las parroquias de Boiro, implica cerrar con controles todas las salidas de una población, o un recinto concreto, para que ningún conductor abandone el lugar sin pasar por delante de los agentes movilizados.

Añaden en Tráfico que otra opción es jugar al despiste con los integrantes de esos grupos, y que sean agentes infiltrados los que, al formar parte de dichas comunidades virtuales, den avisos falsos para despistar al resto de usuarios informando de controles de carretera ficticios. En todo caso, la solución más común a día de hoy pasa por hacer más dinámicos los puntos de control, tanto en viales principales como secundarios; por acortar la duración de cada dispositivo y cambiar su ubicación, pudiendo, incluso, repetir en una misma madrugada localización.

La Policía Autonómica tiene los mimos problemas en la sierra

Las redes sociales también condicionan los controles de la Policía Autonómica en la sierra para prevenir incendios. Son dispositivos que buscan identificar a conductores que recorren zonas sensibles y pueden ser sospechosos de haber provocado un frente, o de intentarlo. En este caso, los agentes también realizan controles cada vez más dinámicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Las redes sociales obligan a mover los controles de tráfico cada 15 minutos