Más de dos mil barbanzanos viven con menos de 400 euros al mes

X. R. ALVITE RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MÓNICA FERREIRÓS

Son perceptores de rentas de integración social y pensiones no contributivas

27 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

A pesar de que el salario mínimo interprofesional asciende a algo más de 700 euros y que la pensión media en la zona se sitúa en el entorno de los 630 euros mensuales, lo cierto es que existe un número importante de barbanzanos que se ven obligados a subsistir con bastante menos de estas cantidades. En concreto, con menos de 400 euros al mes. Son, como poco, dos mil las personas que se encuentran en esta situación, siendo sus únicos ingresos aquellos que provienen de la percepción de la Risga (Renta de Integración Social de Galicia), de una ayuda por emergencia social o de una pensión no contributiva, bien sea por jubilación o por invalidez.

Esto supone que su nivel de ingresos no solamente no supera, de media, los 400 euros mensuales, sino que incluso llega a quedarse por debajo de esta cantidad en el caso de aquellos perceptores de pensiones no contributivas que viven sin familiares a su cargo. De hecho, la cuantía establecida durante el presente ejercicio para este tipo de prestaciones a las que tienen derecho aquellas personas que se encuentren en situación de jubilación o invalidez y que no hayan cotizado lo suficiente para poder tener derecho a la pensión común, se establece en 5.165 euros anuales o, lo que es lo mismo, un importe mensual -son 14 pagas- de 368,90 euros, cantidad esta que incluso puede llegar a reducirse en 55 euros en el caso de existir otro beneficiario conviviendo en el mismo hogar.

Sucede justamente lo contrario con la Risga, cuyo importe mínimo se sitúa también en el entorno de los 400 euros mensuales, pero que puede aumentar hasta los 650 euros en función del número de personas que el beneficiario tenga a su cargo e incluso alcanzar los 720 si alguna de estas es un menor de edad. En cualquier caso, esta prestación autonómica tiene carácter periódico y está destinada únicamente a garantizar recursos económicos de subsistencia a quien carezca de ellos, mediante un proyecto personalizado de inserción social y laboral.