Noa es una niña noiesa que está cerca de cumplir los 7 años y que padece autismo. Cuando entró por primera vez por la puerta que da acceso a las instalaciones de Amicos apenas podía comunicarse con su madre. Hoy su capacidad lingüística ha mejorado de tal forma que es capaz de expresar sus deseos e intereses. Detrás de esa historia se esconde, de forma paralela, la del desarrollo del servicio de atención a la temprana edad que impulsa desde hace 5 años esta entidad.

La sede de Amicos en Oleiros fue ayer el escenario donde se mostraron los beneficios de este necesario apoyo educativo, orientado a niños de 0 a 6 años, que en la actualidad cuenta con 17 usuarios de diversas características y es coordinado por un grupo multidisciplinar formado por logopedas, maestros de educación especial, fisioterapeutas y psicólogos.

De esta forma, los usuarios de Amicos recibieron una visita muy especial, la del conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, que estuvo acompañado de la directora xeral de Maiores e Persoas con Discapacidade, Fabiola García, y del alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz. A través de un recorrido por las distintas aulas del centro, los representantes institucionales pudieron descubrir algunas de las tareas que se realizan a diario, y en especial las del servicio de atención a la temprana edad, que a su vez engloba a las anteriores.

Romper el silencio

El momento que mejor define la jornada de ayer en Amicos pasa por la imagen de la pequeña Noa, a la que le preguntaron qué le apetecía y, ante la mirada de todos los presentes, abrió un cuaderno repleto de cartas con pictogramas y comenzó a construir gráficamente la frase: «Quiero que me leas un cuento», a la vez que pegaba cada imagen en un soporte con velcro.

Puede parecer algo muy simple, pero ese cuaderno con el que se comunica Noa simboliza el derribo del silencio. Los usuarios de este servicio reciben una media de cuatro horas semanales de atención individualizada que compaginan con la educación usual, pero son los propios terapeutas los que indican a las familias cuáles serán las características a aplicar en cada caso particular. El director de Amicos, Xan España, indicó que se trata de un servicio cada vez más demandado y para el que por fortuna no existe de lista de espera.

Además, en el paseo pudo apreciarse el desempeño en las nuevas tecnologías, por ejemplo, de una usuaria que escribía una receta de cocina en el ordenador a través de un teclado adaptado. También llamaron la atención de los invitados los modernos recursos con los que cuentan en Amicos, como la sala de hidroterapia, compuesta de un yacusi y una sauna, o el aula de rehabilitación de la que brotaba una relajante música clásica.

La última de las paradas se produjo en el interior de la imprenta, donde se pudo apreciar ese objetivo integrador final que rezuma en la filosofía de Amicos. Dentro del taller, cuatro jóvenes serigrafiaban camisetas con el logotipo de la entidad y una sonrisa que solo puede significar el mejor sello de calidad existente.

La Xunta invertirá este año 730.000 euros para financiar sesenta plazas concertadas

La visita del conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, y de la directora xeral de Maiores e Persoas con Discapacidade, Fabiola García, también sirvió para comunicar que la Xunta mantendrá el aumento de plazas concertadas realizado el año pasado, que alcanzó un total de 60. Esta financiación supone una inversión de más de 730.000 euros, a la que la consellería ya está barajando añadir nuevas partidas económicas. Rey Varela también quiso destacar la inversión realizada en el Concello de Ribeira en el 2016, con la creación de nuevas plazas en el centro de día, la ampliación de un 40 % de horas en el servicio de atención en el hogar, así como con la incorporación de tres nuevos trabajadores a los servicios municipales, entre ellos dos educadores sociales. 

Votación
2 votos

El tratamiento individualizado es la mejor baza de Amicos