El Plan Único convierte a los ediles sonenses en unos mentirosos

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez NOIA / LA VOZ

BARBANZA

Marcos Creo

En el pleno, gobierno y oposición se acusaron mutuamente de falsear las cifras del programa provincial

11 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Todo iba como la seda hasta que se citó el Plan Único de la Diputación. Ahí se desenvainaron las espadas y los concejales de Porto do Son pasaron a convertirse en un hato de mentirosos. Eso es, al menos, el calificativo más repetido por gobierno local y oposición para acusarse mutuamente de falsear las cifras en sus intervenciones durante el debate de una moción que, por cierto, no trataba del dichoso programa de ayudas provincial.

En realidad, la propuesta realizada por el PSOE y el BNG buscaba instar a la Xunta a que utilice en la distribución de los recursos de cooperación local criterios objetivos y transparentes, a imagen y semejanza del plan de la Diputación. Y el debate derivó hasta convertirse en una discusión en la que la suma de las cifras no daba el mismo resultado en los asientos del gobierno local que en los de la oposición. Entonces comenzó el cruce de una retahíla de expresiones del tipo «estades mentindo», «farsante», «queredes enganar á xente» o «tomádesnos por parvos» y fue subiendo de tono mientras unos y otros seguían enrocados en su postura. Al final, la iniciativa estuvo a punto de salir adelante, no porque el PP diera su brazo a torcer o entre todos alcanzaran un acuerdo, sino porque con el barullo parte de los concejales populares se equivocaron en el momento de votar.

8 de marzo

Sí se aprobó por unanimidad una moción del BNG sobre el 8 de marzo en la que, entre otras cuestiones, se planteaba la necesidad de revisar la ley de igualdad y penalizar a las empresas que tengan contrato con el Concello si se acredita la existencia de situaciones de acoso laboral por razón de género y orientación sexual.