La bolsa del plan de viviendas vacías en Barbanza ya supera las cien casas

El número de propiedades inscritas al programa ha duplicado las previsiones iniciales


Ribeira / la voz

Casi un año después de que echase a andar el Programa de Vivendas Baleiras impulsado por el Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS) mediante la firma de un convenio con la Fegamp, ya hay constituida en Barbanza una bolsa de alquiler social para familias en riesgo de exclusión social. El número de casas disponibles en la comarca ya supera el centenar y los departamentos municipales de Servizos Sociais han recibido las primeras solicitudes para ocupar eses domicilios, la mayoría propiedad de bancos o de particulares, aunque desde varios ayuntamientos han iniciado los trámites para incluir inmuebles de titularidad municipal a fin de darles un uso del que actualmente carecen y contribuir a engrosar la cartera de viviendas.

Es el caso, por ejemplo, del Concello de Rianxo, en donde ya hay cerca de 40 domicilios inscritos y, tras la desafectación de uno de los dos bloques de las antiguas casas de los maestros, planea incorporar a la bolsa del municipio otras seis viviendas pendientes de una rehabilitación. No obstante, el alcalde rianxeiro, Adolfo Muíños, aspira a duplicar la cifra y ya ha cursado una solicitud a la jefatura territorial de Educación para que las otras seis pasen a manos de la Administración local. También el regidor de Porto do Son, Luis Oujo, tiene la intención de llevar a cabo una actuación en la casa de profesores de Beneso (Goiáns), de forma que la planta baja sirva como local social y la superior para el alquiler.

La mayor parte de los mandatarios de las zonas costeras reparan en que hay un importante número de viviendas vacías de particulares que no se inscriben en el programa porque sacan mayor rentabilidad a sus inmuebles alquilándolos solo durante el verano.

Garantías al propietario

Contra esta realidad, el Gobierno gallego da una serie de facilidades a los propietarios que inscriban sus casas en el plan de alquileres sociales, como es el pago de un seguro multirriesgo del hogar y otro de garantía de cobro durante todo el año, que incluye asistencia y defensa jurídica para asegurar que el domicilio se quedará en buenas condiciones.

Aunque desde los propios ayuntamientos estarían en disposición de ofrecer otros beneficios, tal y como se hace en Santiago con una rebaja del 50 % en el IBI y financiamiento de obras para incentivar la inclusión de pisos en el registro de alquiler, es una opción que pocos gobiernos locales consideran en Barbanza.

Los beneficiarios, por su parte, deberán costear unas rentas máximas en Ribeira, Noia y Boiro de hasta 300 euros mensuales, y de no más de 250 en el resto de los concellos. Con todo, los alquileres se asignarán en función de la capacidad económica de cada familia.

Afán de lucro

Si bien es cierto que todavía hay mucha gente que desconoce las garantías del Programa de Vivendas Baleiras, el afán de lucro de los propietarios sigue siendo un impedimento para ampliar la bolsa de alquiler social, aún sabiendo en muchos casos que se arriesgan a que su piso se quede vacío también en verano.

En Porto do Son ya se aprobó la asignación del primer domicilio social a una familia

La ocupación de los inmuebles registrados en el Programa de Vivendas Baleiras comienza a convertirse en una realidad en el área barbanzana. Sin ir más lejos, el Concello de Porto do Son aprobó hace unos días la asignación del primer domicilio de alquiler social a una familia del municipio y solo queda la firma de la Consellería de Infraestructura e Vivenda para que pueda mudarse.

Entre los colectivos que tienen preferencia a la hora de beneficiarse del plan de alquileres reducidos están las familias afectadas por procesos de ejecución hipotecaria o en proceso de desahucio, así como los hogares con hijos menores, las familias numerosas y monoparentales con hijos a su cargo. También tendrán prioridad a la hora de acceder a las viviendas las víctimas de violencia de género, personas mayores de 65 años y dependientes.

No obstante, tal y como indica el regidor rianxeiro, Adolfo Muíños, «os trámites son máis lentos do que parecen». Aunque es el municipio con una mayor cartera eso también conlleva, recuerda, la inspección de más propiedades para garantizar que están en condiciones de ser habitadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La bolsa del plan de viviendas vacías en Barbanza ya supera las cien casas