rIBEIRA / LA VOZ

A pesar de la amenaza de lluvia -que hizo que las actividades de carnaval se echasen atrás en los municipios de A Pobra y Boiro-, las localidades de Ribeira, Rianxo y Porto do Son pusieron ayer buena cara al mal tiempo y llenaron sus calles de disfraces y melodías, es decir, la fórmula mágica del baile de máscaras.

Ribeira volvió a sorprender un año más con la ingeniosa puesta en escena de sus murgas. Los ganadores de la competición musical fueron las siguientes agrupaciones: Os de Sempre, de Porto do Son, cuyas caperucitas rojas y hombres lobo levantaron un premio de mil euros; A Redonda Vella de Castiñeiras, que se llevó el segundo, de 600 euros, con críticas a los malos olores; y Amencer con uno de 400 euros, que señaló a la polémica de las calles de la memoria histórica.

En el multitudinario desfile, que recorrió las calles hasta la carpa, pudieron verse desde un ejército formado por decenas de Donald Trump a una promoción entera de las cuatro casas de la escuela de hechiceros de Hogwarts. No faltó la ironía a la actualidad local, con el numeroso grupo de indígenas de Castiñeiras que portaban un tótem en el que se podía leer: «EDAR». Cuestión secundada por la representación dorneira, que le dedicó a la marcha de la ex teniente de alcalde Fabiola García una representación en la que levantaba un muro ficticio entre A Pobra y Ribeira.

En la comarca

Rianxo colgó el cartel de aforo completo desde el principio de la tarde. Prácticamente se logró que todas las familias que salieron a la calle y acudieron al Campo de Arriba lo hicieran disfrazadas. Mientras los pequeños disfrutaban de talleres para elaborar sus propias máscaras de peliqueiros y pantallas, el grupo Raíces realizaba una exhibición de capoeira. El encargado de poner el humor fue el Trío Refugallo, con un espectáculo cómico y musical.

Los rianxeiros más afortunados también pudieron llevarse alguno de los diez premios donados por comercios locales, en un bingo en el que colaboró la Asociación Rianxeira de Empresarios. Todo para abrir camino a los más de 42 integrantes de la comparsa Maragota e Medio de Vilaxoán, que abordaron la fiesta vestidos de piratas.

Porto do Son no se quedó atrás, con una cita que llenó el pabellón municipal de Santa Irene con el esperado concurso de disfraces. El primer premio individual se lo llevó Magdalena Pérez, representando a la villana de La bella durmiente, Maléfica. El segundo recayó en Gabriel Bello, que introdujo al público en la cinta de Star wars, mientras que el tercero lo conquistó Rosalía Carballo, vestida de pingüino.

En las categorías grupales, el conjunto Misión Cleopatra lideró el podio, seguido de Fraga de Fadas y, finalmente, del disfraz estrella de Mundo Troll. Tan solo se presentó una comparsa: Hai que Vivilo. Además, la jornada estuvo repleta de numerosas actuaciones de baile.

Por último, la peña boirense Os Luns ao Sol disfrutó de un cocido en la parrillada Miguel y de un baile en la discoteca de este establecimiento en Lousame, para regresar al término boirense y continuar allí la fiesta. Y es que esta comarca siempre supo vestirse para el baile de máscaras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Barbanza se vistió para el baile de máscaras