Los concellos acumulan contratos caducados de concesiones públicas

Las firmas a las que se adjudicaron los servicios siguen prestándolos a través de prórrogas


Noia / la voz

El atasco que sufren los departamentos de Secretaría e Intervención municipales por la falta de personal está propiciando que en buena parte de los concellos se dé una situación que, no por repetida, deja de ser irregular. Y es que las Administraciones locales acumulan contratos de concesiones de servicios públicos caducados, en muchos casos, desde hace años.

Hace una década que expiró el contrato con la empresa encargada del mantenimiento del alumbrado público de Noia, sin embargo, el servicio no ha salido de nuevo a licitación y es la misma compañía la que ha seguido gestionando la prestación desde entonces a través de prórrogas y con los consiguientes reparos de Intervención. En el anterior mandato se habló de corregir esta situación y de que se estaba trabajando para convocar un nuevo concurso público, pero la realidad es que sigue igual. El regidor, Santiago Freire, aseguró que se han dado instrucciones «para licitar o servizo en canto sexa posible», que otros contratos que estaban en unas circunstancias similares se han ido corrigiendo en los últimos meses y que, pese a ello, también están pendientes el de ayuda en el hogar y los mantenimiento de la depuradora, ascensores y fotocopiadoras.

Freire aludía también a los cambios de personal que se han producido en los últimos meses y señalaba que se sacarán a licitación los contratos prorrogados «en canto se normalice a situación en Secretaría». Sobre las carencias en el cuadro de funcionarios hablaba también el rianxeiro Adolfo Muíños, que reconocía que hay varias concesiones prorrogadas.

Estudio de viabilidad

Una de ellas es la de la basura, cuyo contrato se amplió sin que hubiese concurso de por medio a la espera de que se resolviese la solicitud del Concello de Rianxo para incorporarse a la mancomunidad Serra do Barbanza, una pretensión que cada vez se antoja más lejana. Y otra es la del suministro de agua y abastecimiento, servicios que el gobierno local quiere municipalizar.

En este sentido, Muíños adelantó que se realizó un estudio de viabilidad y que «as contas dan», mientras que ahora se están realizando los informes jurídicos al respecto. Tras matizar que la decisión final no depende del ejecutivo, toda vez que no tiene la mayoría absoluta, aseguró que la intención es clara y que la resolución final no debe demorarse mucho más allá de junio porque es cuando expira la prórroga del contrato con la concesionaria.

La decisión de asumir directamente la gestión de los servicios públicos, o al menos de algunos, ya la tomaron en su día otros concellos, como el de Boiro, que se encarga del saneamiento, y Outes, que, entre otros, tiene municipalizados la recogida de basura y el alumbrado.

Precisamente, la iluminación pública de Porto do Son es otra de las prestaciones en manos de una empresa a pesar de que el contrato está caducado desde hace años, como reconoció el alcalde, Luis Oujo, que dijo se han dado instrucciones para que tanto esa concesión como la del suministro eléctrico se liciten lo antes posible. A estos se añade la gestión de la piscina municipal, que está pendiente de informes de fiscalización para sacar el pliego de condiciones.

En A Pobra, el mandatario indicó que desde su llegada al gobierno se han resuelto varios contratos en precario, pero que todavía quedan un par de ellos pendientes, como la atención a domicilio, a la espera de renovarse desde hace al menos tres años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los concellos acumulan contratos caducados de concesiones públicas