La falta de policías obliga a articular un plan de choque para suplir las carencias

Los concellos prevén cubrir una docena de puestos y reforzar el servicio con auxiliares


Ribeira / LA Voz

La falta de personal que afecta a la mayor parte de las plantillas de la Policía Local de la comarca ha obligado a articular un plan de choque para cubrir las carencias. Desde los concellos ya han empezado a mover ficha al respecto, a fin de poner solución a un problema que, en muchos casos, está condicionando el servicio y su operatividad. De entrada, los ayuntamientos prevén incluir -o ya lo han hecho- en sus presupuestos para el presente ejercicio la contratación de más de una docena de agentes con los que se pretenden cubrir este mismo año distintos puestos que hasta ahora habían quedado vacantes, principalmente, a causa jubilaciones o bajas de larga duración.

En Noia es en donde más plazas de carácter indefinido se espera crear en el 2017, un total de tres (las mismas que el número de agentes que han pasado a segunda actividad), tal y como indicó el alcalde, Santiago Freire. El regidor recuerda que este trámite lleva su tiempo, por lo que habrá que esperar a partir de la segunda mitad del año para que se materialice. Los propios agentes apuntan que lo ideal habría sido que los refuerzos llegasen antes de la primavera, ya que es cuando se empiezan a coger las vacaciones.

Asimismo, se espera la incorporación de otros dos efectivos en Boiro, Porto do Son, Muros y Rianxo; y al menos uno en Ribeira. En el caso rianxeiro, la policía trabaja actualmente «bajo mínimos», aseguran, por lo que su pretensión es que se lleguen a crear seis plazas nuevas de aquí al 2021. Las dos que estudia para este año el Concello rianxeiro tienen vital importancia y es que, en este momento, no hay mandos por debajo del jefe de la Policía Local. Las contrataciones permitirían, por promoción interna, que dos agentes pasasen a ser oficiales y su puesto lo cubriesen las nuevas incorporaciones.

Reducción de la jornada

La escasez de personal ha implicado que en algunos concellos, entre ellos Boiro, hayan dejado de cubrir los turnos nocturnos. En otros, como en Outes, la situación es también crítica y, en principio, indicó la regidora, Beatriz Molinos, no está previsto un refuerzo de la plantilla este año.

Actualmente hay cuatro policías en el término outiense, aunque uno de ellos lleva un par de años de baja. Esto supone que hay solo tres efectivos atendiendo las emergencias las 24 horas del día, «algo insostenible», sostienen, por lo que tienen una reunión pendiente con la mandataria en la que plantearán la posibilidad de reducir su jornada o un aumento salarial en relación a las horas y los gastos extra que asumen. Y es que, sin ir más lejos, este mismo jueves un agente se vio obligado a coger su coche particular para atender un incendio que se producía hacia las 4.40 horas en el lugar de Serantes.

Desembarco de auxiliares

Al margen de los contratos indefinidos, las distintas Administraciones locales esperan el desembarco de un refuerzo fundamental, especialmente en los meses de calor, cuando la población se multiplica con los veraneantes. La previsión inicial es que se incorporen más de una treintena de auxiliares (12 en Ribeira, 8 en Boiro, 6 en Rianxo, entre 2 y 4 en Porto do Son y Noia, y 2 en Muros). No obstante, este tipo de agentes no tienen plena autonomía, por ejemplo para prescribir multas, y están supeditados a los no eventuales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La falta de policías obliga a articular un plan de choque para suplir las carencias