Una treintena de estructuras ilegales fueron demolidas en el último lustro

El año pasado, la Axencia da Legalidade Urbanística ordenó tres actuaciones en la zona


Noia / la voz

La Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (APLU) es un organismo autonómico que nació en el 2008 con el objetivo de poner coto a los desmanes constructivos, especialmente, en suelo rústico y zonas protegidas. En lo que respecta a la comarca, en el 2015 y 2016, la agencia ha visto reducida su actividad, al menos en lo que respecta al derribo de edificaciones ilegales. Pese a ello, en el último lustro han sido víctimas de la piqueta una treintena de estructuras por orden de este ente, dependiente de la Xunta.

Desde que inició su actividad, Porto do Son ha sido uno de los municipios en los que más se ha hecho notar la labor de inspección de la APLU, un hecho que explican distintos factores. Por un lado está la elevada presencia de edificaciones fuera de ordenación en el municipio y, por otro, se da la circunstancia de que el sonense es de los pocos Concellos de la zona que han suscrito el convenio para integrarse en la Axencia Urbanística. Esto motiva que prácticamente todos los años se ejecute la demolición de alguna estructura, y, de hecho, la única que se ha llevado a cabo desde el inicio del 2017 se corresponde con una vivienda del término sonense.

Trayectoria irregular

Habrá que esperar a ver como acaba el año para determinar si este 2017 sigue la tendencia de los anteriores o no. De hecho, en lo que respecta a la APLU, la trayectoria de sus intervenciones en el área barbanzana ha sido bastante irregular. El año pasado, se ejecutaron tres órdenes de derribo a instancias de este organismo autonómico, mientras que el anterior se dictaron ocho y en el 2014 se acometieron seis actuaciones que se llevaron por delante once edificaciones, frente a las siete del 2013 y las cuatro del 2012.

El ejercicio en que se registró menos actividad de la APLU fue el de su creación, el 2008, cuando no se emitió ninguna orden de demolición en el área barbanzana. Al año siguiente, se decretaron dos en Porto do Son, en una de las cuales quedaron reducidos a escombros tres chalés en construcción en suelo rústico de protección de Costas.

Dominio público

En lo que respecta a los casos que se registraron el año pasado en la comarca, en primavera sucumbió a las palas una vivienda unifamiliar en Porto do Son que estaba levantada en servidumbre de protección del dominio público marítimo-terrestre.

Por su parte, en el municipio de Carnota también quedó reducida a escombros el pasado mes de abril la estructura de un inmueble que parecía destinado a una casa y que se construyó en suelo rústico de protección de Costas y de espacios naturales.

Hay que tener en cuenta que en los datos que facilita la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística no solo se incluyen las demoliciones ejecutadas a lo largo del año, sino que también figuran otras actuaciones, como la retirada de estructuras que se encuentran en situación irregular. Uno de estos casos de dio en Muros, donde se localizó un gran contenedor de obra. Se eliminó en septiembre pasado por estar en terreno de protección del dominio marítimo-terrestre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una treintena de estructuras ilegales fueron demolidas en el último lustro