J. M. Sande

El segundo día de temporal en la comarca dejó una situación de caos que, al cierre de esta edición, seguía activa y con decenas de profesionales de los equipos de emergencias desplegados por multitud de zonas para atender los problemas que iban surgiendo. La jornada de ayer, por si esto fuera poco, será recordada por los constantes cortes de luz que, desde las tres de la madrugada, no cesaron en todos los concellos de la comarca sin excepción. Basta decir que Fenosa cifró en 7.125 los barbanzanos afectados.

En lo que sí coincidieron el jueves y el día de ayer fue en el reguero de árboles derribados por el fuerte viento (la máxima se alcanzó en Lira, con 150 kilómetros por hora). Solo en Ribeira, el GAEM retiró 16, un escenario que se repitió en toda la comarca y que obligó a emplearse a fondo a las agrupaciones de Protección Civil, bomberos y el GES. Otra situación que se dio en buena parte de la comarca tiene que ver con los fragmentos de cubiertas que se soltaron y afectaron a instalaciones eléctricas, como postes de la luz y el propio tendido.

Una de las zonas más castigadas fue Ribeira. A las cinco de la mañana, los bomberos recibían el aviso de que una plancha metálica de 12 metros de largo se había desprendido de una nave en Xarás. A estos desperfectos hay que sumar la caída de varias persianas del colegio de Frións, así como uralitas de una vivienda localizada en la calle Laxe. En la plaza de Os Muíños se repetía la escena, al volar una plancha plástica que recubría un área de ocio infantil.

Viales bloqueados

En Rianxo, la Policía Local y los bomberos de Boiro retiraron restos de pinos derribados, uno frente al centro de salud de Taragoña. Al igual que en Boiro, donde la flora destruida por el temporal bloqueó viales al paso de Moimenta, Macenda, Lampón y Coroño. A su vez, el boirense centro educativo A Galiña Azul perdió un trozo de la cubierta. Cuestión que se repitió en Mazaricos, en el CPI A Picota, cuyos alumnos no acudieron al colegio.

En Noia se cayeron carteles sobre la portería del campo de San Lázaro y, a última hora de la tarde, se había soltado parte de un pantalán en Testal y había riesgo de que se desprendiera una parte del espigón. Además, un área comercial de A Barquiña fue cerrada por el peligro que había de que se cayeran planchas del tejado. En Lousame también hubo incidencias, como la rotura de un cruceiro en Aldea Grande, que acabó en añicos y ya se trasladó al Concello. Además, una conocida churrasquería perdió parte de la cristalera lateral izquierda.

Por su parte, el GES de Muros estuvo retirando constantemente árboles en tres concellos. En la carretera de Outes a Pino de Val, así como en las parroquias muradanas de O Freixo, Esteiro, Louro, Serres y Baño. O en Carnota, en la subida hasta el mirador de Paxareiras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Caos en el segundo día de temporal con cortes de luz y cuantiosos daños