Las oenegés ayudan a paliar la pobreza energética de 200 familias barbanzanas

Cáritas y Cruz Roja pagan recibos de luz y costean estufas y bombonas de butano


ribeira / la voz

La recesión económica supuso un drástico cambio en las condiciones de vida de muchos vecinos e intensificó la actividad de oenegés como Cáritas y Cruz Roja, las más implantadas en Ribeira. También los concellos hacen crecientes esfuerzos por paliar las necesidades de quienes se encuentran en situación precaria, pero la demanda de ayuda continúa siendo elevada. Aunque, según indicaron en varios ayuntamientos, existe un compromiso de las Administraciones para no cortar el suministro a ningún hogar por impago, las oenegés de la comarca están contribuyendo a paliar la pobreza energética de más de 200 familias barbanzanas.

El responsable de Cáritas de Noia, Juan Pérez Oviedo, indica que están entregando ayudas puntuales «por la premura del mal tiempo». Explica que, además de abonar recibos, «estamos cediendo estufas de butano porque muchas de estas personas no pueden enchufar un aparato eléctrico en sus casas por falta de potencia. Un radiador de corriente tiene dos mil watios». Asimismo, explica que se están derivando casos al Ayuntamiento.

Precisamente, la Cruz Roja aporta durante todo el año bonos para la adquisición de bombonas. En Noia cubrieron esta prestación a una treintena de familias, mientras que en Boiro fueron unas 22, según explica Teresa Romero, quien recalca: «Hemos recibido demandas nuevas de personas con dificultades para el pago de las prestaciones energéticas». Sin embargo, recalca que la mayoría de quienes se encuentran en esa situación también requieren de otro tipo de colaboración.

Por su parte, responsables de la Cruz Roja ribeirense cifran en unas 200 las bombonas costeadas el pasado año, con un centenar de usuarios beneficiados. A esto hay que sumar la cuantía destinada por Cáritas ribeirense para la misma finalidad. Su secretario, Manuel Mirás, comenta que se invirtieron cerca de 600 euros en la adquisición de gas y que se pagaron un total de 71 recibos eléctricos a medio centenar de familias.

Mirás subraya que esto es solo una parte e indica que el área municipal de Servizos Sociais también tramita muchas solicitudes para evitar la interrupción de una prestación básica.

A la espera de fondos

En estos momentos, las agrupaciones de la Cruz Roja no pueden aportar más vales para la adquisición de butano porque están a la espera de recibir los fondos correspondientes a este ejercicio, aunque las solicitudes continúan llegando.

Lo mismo sucede en Cáritas de Muros, cuya responsable, Fina Martínez, precisa: «O problema enerxético é constante no inverno». El colectivo ha sufragado los gastos en este sentido de una docena de hogares. En muchos casos, afirma Fina Martínez, quienes demandan la colaboración de la entidad son personas que «intentan cubrir os gastos correntes polos seus propios medios e veñen a nós cando se ven sobrepasados ou teñen unha ameaza de corte de luz». Explica que estas situaciones se producen en ocasiones, cuando se produce un incremento en los precios.

Algunos colectivos creen que la situación de quienes tienen pocos ingresos puede empeorar con la subida de las tarifas que se ha previsto y ya piensan en cómo hacer frente a las consecuencias que se deriven de ello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las oenegés ayudan a paliar la pobreza energética de 200 familias barbanzanas