En la parroquia sonense de Xuño, concretamente en el lugar de Batalla, se encuentra uno de los peligrosos legados que la época de bonanza económica dejó a los concellos hace ya más de una década. Se trata de un área de ocio y deporte compuesta por un parque infantil y otro paralelo de maquinaria biosaludable; un caso más de los que por aquel entonces proliferaban, intentando dotar de servicios a las zonas alejadas de los núcleos urbanos.

En primer lugar, es necesario identificar la diferencia entre cada parque de este emplazamiento, ya que el de carácter deportivo es más reciente. En consonancia con el factor temporal, es en el espacio de juego infantil donde los aparatos presentan mayor desgaste. No solo están afectadas las estructuras de entretenimiento, sino también las escaleras de madera y el vallado que rodea el perímetro. Las primeras cuentan con peldaños rotos o astillados, mientras que el segundo, además, no está fijado al suelo.

En lo referente a los juegos, los desperfectos son los habituales. El castillo presenta partes de madera desvencijadas en el contrachapado y varios listones de una yincana se han separado de la cadena que los unía. Además, la escalerilla metálica para subir hasta el tobogán de este divertimento cuenta con desconchados en la pintura, que se derivan en pequeñas esquirlas punzantes. También falta uno de sus columpios.

Óxido y tornillos

La tónica que afecta al castillo es extrapolable al resto de espacios de juego, como la existencia de óxido en la mayor parte de los metales que componen las cadenas de los columpios o de las juntas y uniones de las máquinas. A esto hay que sumar la carencia de algunos protectores de plástico que cubrían remaches o tornillos, que ahora están al aire y corroídos.

Asimismo, cabe mencionar el mal estado del pavimento de caucho del columpio de varias plazas, que está arrancado del suelo.

El parque biosaludable cuenta con los mismos síntomas, aunque en menor medida. Una de sus máquinas de entrenamiento tiene roto un pedal. De forma global, hay que añadir la existencia de basura -un congelador y una radio- y numerosas pintadas, fruto de la acción vandálica y de la falta de civismo.

El alcalde de Porto do Son, Luis Oujo, explicó que son conscientes del estado de este y otros parques que hay en el término. Por esa razón, el ejecutivo municipal sonense ultima la elaboración de un informe de todas estas áreas con la intención de tenerlo listo antes de febrero, cuando se presentarán los proyectos para optar a partidas económicas de la Diputación, y comenzar las obras en abril o mayo. A mayores, el regidor indicó que en Batalla estudian dotar a la zona infantil con pavimentación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un espacio de juego y deporte en Xuño que necesita ser renovado