Los nuevos retos de la joya de O Ézaro

Una original pasarela metálica irá sobre el agua, aunque el proyecto, según geólogos gallegos, requiere de un estudio previo por el riesgo que existe de desprendimientos


CEE / LA VOZ

En pleno 2017, y por increíble que parezca, el segundo punto más visitado de toda la vertiente sur de la Costa da Morte, con permiso del cabo Fisterra, no está al alcance de todos. Un total de 18 escalones se interponen entre las personas con movilidad reducida y uno de los mayores atractivos naturales de la zona, la cascada de O Ézaro. Sin embargo, esa barrera insalvable para muchos pronto dejará de serlo, después de que el último pleno municipal de Dumbría aprobase los proyectos de la primera y la segunda fase de la pasarela aérea -irá sobre el agua en una estructura metálica anclada al hormigón y los puntos de apoyo existentes-, que facilitará el acceso universal desde antes de la central eléctrica hasta el pie de la cascada, que ya cuenta con un sendero en madera y una plataforma.

Además del proyecto, el Concello ya tiene el dinero, al menos la mitad, porque la Diputación de A Coruña aportará 250.000 euros para la segunda fase del Proyecto de Mejora del Acceso Peatonal a la Cascada del río Xallas en O Ézaro, Concello de Dumbría. Esta parte de las obras, que incluyen movimientos de tierras, micropilotes, estructura de hormigón, pavimento de madera, iluminación, barandillas y otros equipamientos, tiene un presupuesto base de licitación de 349.487 euros, con lo que quedaría cubierto entre lo que subvenciona el organismo provincial, lo que tiene que aportar el Concello y la baja que puedan ofrecer las empresas que se presenten al concurso.

Precauciones

El geólogo Juan Ramón Vidal Romaní, catedrático de la Universidade de A Coruña y director del Instituto Xeolóxico de Laxe Isidro Parga Pondal, advierte de los riesgos de derrumbes de grandes bloques de rocas en la zona de la cascada de O Ézaro, sobre todo con momentos de temporales y grandes crecidas. Por eso propone que, ante el proyecto del Concello de Dumbría y la Deputación de A Coruña de construir una nueva pasarela con acceso universal, se realice antes «un estudio geotécnico de estabilidad de la ladera rocosa». Con esto se podrían eliminar, en su opinión, los posibles riesgos que esta iniciativa (la nueva pasarela) puede llevar aparejada.

Para Romaní es imprescindible mejorar la seguridad del acceso, pues, en su opinión, el mirador actual ya supone un riesgo para los visitantes en tiempo de crecidas en el río. Según explica, los canales existentes se desbordan y provocan grandes deslizamientos de agua y también pueden arrastrar grandes rocas. Es más aconseja restringir las visitas cuando hay mucha lluvia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los nuevos retos de la joya de O Ézaro