Los gestores de la lonja de Ribeira fijan el inicio de las ventas para finales de febrero

Portos autorizó el uso de los 28 departamentos adjudicados a los exportadores


Ribeira / la voz

La entrada en funcionamiento de la lonja de Ribeira está cada vez más cercana. En las próximas semanas, Portos de Galicia firmará el contrato de explotación con la unión temporal de empresas, integrada por firmas vinculadas a la actividad pesquera, que tiene adjudicada la explotación por un período de tres años. Los gestores se han fijado como plazo finales del mes de febrero para que toda la actividad relativa a la venta de productos del mar esté plenamente operativa, aunque precisan que esto será posible siempre que los equipamientos técnicos lo estén también.

Su intención, indicaron, es abrir la instalación en las mejores condiciones posibles, aunque no se descarta que haya algunas áreas que vayan entrando en funcionamiento de forma paulatina. Sin embargo, el objetivo es que, cuando se abra la nueva instalación, las subastas se realicen únicamente en ella.

Durante los últimos meses se han sucedido las reuniones, con la participación directa de representantes de Portos, para alcanzar un acuerdo con los gestores, cuya denominación social es UTE Lonja de Ribeira. Las tasas, el equipamiento y aspectos relativos a los accesos al recinto portuario han sido algunos de los temas objeto de negociación desde que se resolvió la adjudicación temporal, tras haber quedado desierto el concurso convocado por la Administración autonómica.

Presupuesto autonómico

Los presupuestos de la Xunta de Galicia para el 2017, dados a conocer el pasado día 3, también daban un paso para la apertura de la instalación ribeirense al consignar 500.000 euros para la adquisición del equipamiento necesario para que la lonja pueda funcionar.

En el marco de las actuaciones que se vienen dando en los últimos meses, Portos autorizó esta semana la utilización de los departamentos de usuarios a los exportadores a los que les fueron concedidos. En estos locales se desarrollarán trabajos de tratamiento del pescado previo a su destino a los puntos de venta o consumo.

Se trata, en concreto, de 28 locales adjudicados a los exportadores como área de trabajo individual. Todos ellos disponen de dos pisos, aunque sus dimensiones son diferentes. De esta forma, cinco tienen 68 metros en la planta baja y 53 en la alta y seis disponen de 71 y 55 metros, respectivamente.

Asimismo, hay otros tres que tienen entre 112 y 114 metros cuadrados en la planta baja y 111 en la superior, mientras que otra media docena de espacios de trabajo disponen de 48 metros cuadrados en cada uno de sus pisos. Finalmente, hay un cuarto grupo de recintos que solo constan de una planta, la más grande de las cuales es de 143 metros cuadrados.

La lonja de Ribeira dispone, entre otros servicios, de un aparcamiento subterráneo, así como de distintas dependencias interiores que pueden utilizarse como oficinas. También cuenta con un recinto para su explotación como negocio hostelero.

Durante las conversaciones mantenidas por los nuevos gestores con los responsables de Portos de Galicia, una de las cuestiones tratadas fue, precisamente, la utilización de algunas de esas dependencias. Aquellas de las que no se hagan cargo los administradores serán competencia del ente autonómico. Por el momento también se desconoce qué pasará con el recinto que se reservó como local hostelero y si se sacará a licitación para que pueda ser explotado.

Por último, la entrada en funcionamiento de la rula implicará cambios en los accesos al muelle, ya que la intención es que el área de trabajo se reserve para los profesionales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los gestores de la lonja de Ribeira fijan el inicio de las ventas para finales de febrero