Toda la comarca sigue como zona de alto riesgo de incendio forestal

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez NOIA / LA VOZ

BARBANZA

Los concellos barbanzanos deben contar con un plan de acción municipal

30 nov 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Cada año, antes del inicio del verano, la Xunta publica una orden en la que establece la época de mayor peligro de incendios forestales, que coincide con los meses de más calor y no suele prolongarse más allá del mes de septiembre. Sin embargo, hay determinadas zonas de Galicia en las que, por razones como su trayectoria histórica o la importancia de los valores que podrían verse amenazados por el fuego, nunca se baja la guardia. En esa situación está el conjunto del área barbanzana. Sus once municipios aparecen delimitados como zona de alto riesgo de incendios y ello implica la obligación de contar con planes de acción municipal para prevenir y hacer frente a la propagación de las llamas.

El Plan Especial de Protección Civil ante Emerxencias por Incendios Forestais en Galicia (Peifoga) es un documento que, además de establecer las épocas de peligro y un catálogo de los medios y recursos de extinción disponibles, especifica la estructura organizativa y los procedimientos para la intervención en caso de fuegos en los montes de la comunidad y establece las zonas de mayor riesgo en función de varios parámetros. Una de las variables de mayor peso a la hora de hacer esa delimitación es la estadística, y ahí los ayuntamientos de la comarca suman muchos puntos.

No en vano, se tiene en cuenta tanto la reiteración como la gravedad y la causa de los incendios registrados, y basta con echar un vistazo al mapa elaborado por la web España en llamas a partir de las estadísticas oficiales para comprobar, no solo el castigo que las llamas han infligido a la comarca desde el año 2001, sino la coincidencia de distintos focos en un mismo punto en términos como Lousame, Rianxo, Boiro, Porto do Son y Carnota. El documento autonómico dice que el peligro en la zona es muy alto por la especial frecuencia y virulencia de las llamas.