Noia ganó la batalla para cambiar el mapa territorial

La Xunta dividió los once municipios en cuatro comarcas


Buena parte de los concellos barbanzanos estaban, hace 20 años, enzarzados en una batalla en torno a la nueva distribución territorial propuesta por la Xunta. El mapa que estaba sobre la mesa recogía la existencia de dos comarcas, pero la presión ejercida desde diversos frente, capitaneada por el Ayuntamiento de Noia, motivó que se duplicara esta cifra.

El mapa inicial recogía una comarca formada por Muros, Outes, Carnota y Mazaricos; mientras que la segunda la integraban Ribeira, Rianxo, Boiro, A Pobra, Porto do Son, Lousame y Noia. Fue este último el que recurrió la distribución, exigiendo enmarcase en una nueva área que englobara a la ría de Muros-Noia.

Los noieses se toparon con la rotunda oposición de los muradanos y, tal día como hoy de 1996, la corporación de Muros exigía que no se llevaran a la prácticas los cambios demandados.

Pero la Xunta acabó cediendo a la presión ejercida por Noia, que pasó a liderar una comarca integrada por Porto do Son, Lousame y Outes. Muros se quedó ligado a Carnota, mientras que Mazaricos pasó a formar parte del Xallas. El resto de los municipios de la zona quedaron liderados por Ribeira.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Noia ganó la batalla para cambiar el mapa territorial