Conciliación, una asignatura pendiente en tres de cada cuatro centros educativos

Patricia Calveiro Iglesias
P. Calveiro RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

CARMELA QUEIJEIRO

Media docena de AMPA han dado este curso un paso al frente para ofrecer soluciones

12 nov 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La conciliación sigue siendo una asignatura pendiente en los centros educativos barbanzanos, hasta el punto que en solo una decena de los más de cuarenta colegios que hay en la zona disponen tanto de servicio de comedor escolar como de un aula de madrugadores, pensada para que los padres que tienen que incorporarse pronto a sus puestos de trabajo tengan dónde dejar a los niños hasta que no empiezan las clases.

Los intentos por poner en marcha comedores en los centros de la zona por parte de las AMPA no han sido pocos, pero solo la mitad de ellos tienen en este momento uno. La mayoría funcionan con un servicio de cátering, mientras que solo unos pocos han podido abrir un comedor con cocina y personal propio para elaborar en las mismas instalaciones la comida. En proceso de habilitar un servicio de cátering están en el CEIP Ana María Diéguez (Rianxo), en donde tienen previsto poder ponerlo en marcha para el próximo curso.

Desde el centro explican que es algo en lo que se lleva trabajando desde el pasado año para responder a las necesidades de las familias. En otros, como en el de Artes también se solicitó. «Ao non ter espazo se intentou facer co centro recreativo, pero non se chegou a materializar por temas de papelexo», destaca la directora, Beatriz Trillo.