Unos cien barcos se preparan para una incierta campaña de la centolla

Ana Gerpe Varela
A. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MATALOBOS

La apertura de la veda dos semanas antes de lo que la federación coruñesa aprobó inicialmente divide a los profesionales

11 nov 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

El inicio de la campaña de la centolla, previsto para este domingo, vuelve a estar marcado por la división entre los profesionales sobre la idoneidad de la fecha elegida, a lo que se suma este año la incertidumbre sobre cómo estará el crustáceo porque, como apuntan representantes del sector, no se han producido temporales y los fondos marinos acumulan bastante vegetación. Pese a todo, se prevé que sobre un centenar de barcos participen, al menos en las jornadas iniciales, en la captura de esta especie.

Hay un par de condicionantes que determinarán la mayor o menor afluencia de marineros: la persistencia o no de la toxina y el precio al que se mantenga el bivalvo. En el caso de Ribeira, por ejemplo, la buena cotización que está teniendo la almeja babosa y la facilidad con la que están logrando los cupos los profesionales hace difícil que quienes se dedican a esta actividad se decanten por cambiar de arte.

Cosa muy distinta es la que sucede en Aguiño, Porto do Son o Noia donde, si continúa el cierre de las concesiones por toxina, intentarán buscar ingresos por otras vías y dada la escasa cotización del pescado, la venta de centolla parece la mejor opción.