El precio de la leche suma dos meses de subida tras casi tres años a la baja

El desequilibrio entre oferta y demanda comienza a moderarse y repercute en la cotización


Mazaricos / la voz

En la enorme tormenta en la que están atrapados los ganaderos barbanzanos empieza a disiparse alguna nube. Tras casi tres años de recortes continuados en los precios de la leche, la tendencia parece haber cambiado y los productores ya acumulan dos mensualidades consecutivas de incrementos en las cotizaciones. Bien es cierto que estas subidas han sido muy discretas -0,4 céntimos en agosto y un céntimo en septiembre, último mes del que existen datos oficiales- pero han servido para devolver cierto optimismo a un sector que lleva más de dos años al borde del precipicio.

«Sempre é mellor que suba, aínda que sexa pouco, a que siga baixando como pasou, mes tras mes, nos últimos dous anos. Agora esperemos que a tendencia se manteña e os incrementos, como adoitaba pasar tradicionalmente no outono, sexan aínda maiores que os que se rexistraron ata o momento», apunta Óscar Blanco, presidente de Gandeiros de Mazaricos, la mayor entidad de ámbito local de Galicia y que también aglutina a granjeros de Outes, Dumbría, Vimianzo y Zas.

El precio medio que reciben los ganaderos barbanzanos por cada litro de leche que entregan a la industria se sitúa en 28,2 céntimos, cifra similar a la registrada hace justo un año, pero hasta un 20% menor al promedio de hace dos o tres ejercicios.

La explicación al profundo bache en los precios -el mayor de la última década- hay que buscarla en la desaparición de las cuotas lácteas a finales marzo del 2015. La eliminación de estos cupos, que llevaban más de veinte años en vigor limitando la producción de las granjas bajo amenaza de fuertes sanciones para quien los excediese, provocó un incremento sustancial del volumen de leche en los mercados. Este aumento de la producción no tuvo, sin embargo, su reflejo en el consumo, que, lejos de crecer, se redujo de forma importante provocando un desfase entre oferta y demanda. Por si esto no fuese suficiente, se dieron varias circunstancias geopolíticas -menos importaciones de leche en polvo por parte de China o el bloqueo de Rusia a los lácteos europeos- que, por difícil que sea de creer, acabaron teniendo una notable repercusión en los precios que reciben los ganaderos.

Insuficientes para cubrir costes

Ese desequilibrio de la balanza láctea parece que empieza a moderarse y esto está provocando aumentos en las cotizaciones de productos lácteos industriales como el queso o la mantequilla y, por extensión, también en las de la leche en origen.

Pese a ello, el sentir general del sector es que los precios que ofrecen las industrias siguen siendo insuficientes. Ya no pensando en que las granjas obtengan beneficios, sino en que estas logren cubrir, al menos, sus costes de producción. Esos gastos varían de forma sustancial de unos ganaderos a otros y, según varios estudios elaborados por cooperativas y grupos de gestión, se sitúan en una horquilla que oscila entre 30 y 34 céntimos.

A favor de los ganaderos juega el componente estacional, pues durante el otoño acostumbra a moderarse la producción y aumenta el consumo.

Las industrias lácteas eliminan las penalizaciones por sobreproducción

Una prueba más de que las cosas podrían empezar a mejorar para los ganaderos de la comarca es el hecho de que la mayoría de las industrias lácteas han eliminado las penalizaciones que venían aplicando a las granjas que, en comparación con el ejercicio anterior, aumentaban en exceso la producción. Empresas como la francesa Lactalis o la cooperativa Feiraco, mayoritarias en cuanto a volumen de recogida de leche en la zona, han eliminado totalmente o reducido al máximo los descuentos que aplicaban a aquellas granjas que superasen en un 10% la cantidad de leche en comparación con la misma mensualidad de 2015.

Esto ha sido recibido con notable satisfacción entre los productores, muchos de los cuales llegaron a sufrir descuentos mensuales superiores a los 2.000 euros.

Lactalis, junto a Leche Celta, también con fuerte implantación en la zona, ha optado por eliminar también una cláusula en sus contratos que vinculaba los precios a los que registraba el Observatorio del Sector Lácteo de la Xunta. Esto ha permitido que la mayoría de las granjas perciban una liquidación mayor por la leche que producen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El precio de la leche suma dos meses de subida tras casi tres años a la baja