Comuneros de Ribeira y O Son urgen la retirada de los árboles quemados

Ana Gerpe Varela
A. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Dicen que la madera pierde densidad, se ennegrece y corre el riesgo de pudrirse

04 nov 2016 . Actualizado a las 12:06 h.

Transcurridos cerca de tres meses desde los devastadores incendios que afectaron a superficies forestales de Porto do Son y Ribeira, los árboles quemados continúan sobre el terreno y los presidentes de las comunidades de montes afectadas, Juan Ramallo, José Silva y Juan Paz, explican que cuanto más tiempo tarden en cortarse menos valor tendrá una madera que ya sufrió una importante devaluación la jornada en la que las llamas tiñeron de negro el suelo. Las entidades no ocultan su preocupación y urgen la tala de los ejemplares afectados.

De hecho, los presidentes han mantenido contactos durante las últimas semanas con diferentes representantes de Medio Rural para que se agilice el proceso, pero todavía no se han efectuado mediciones de las zonas que resultaron dañadas ni se han marcado los ejemplares arbóreos que pueden ser útiles. Es decir, que pueden subastarse para su aprovechamiento maderero.

El responsable de la entidad de Caamaño, Juan Paz, señala: «Xa me viñeron preguntar algúns comuneiros que íamos facer coa madeira, pero xa lles expliquei que nós non podemos dispoñer dela».